RODOLFO HASLER

 

Poemas de Elleife

 

Disfrutaba de la arcana fuerza de juventud
no sin cierto sentimiento de cautiverio o distancia.
Entonces fumaba "Gauloises" hasta altas horas de la noche
y desayunaba en un viejo establecimiento de nombre extraordinario,
"Megas Alexandros".
Alejado ya de la canícula, a medio morir,
mi cuerpo es una suprema anémona ardiente,
cubierto de oro,
víctima de complicadísimos rituales nupciales,
dominado por la luz, ligero como ya no puedo recordar,
vencido por el agua, dueño, lumbre, rey.

 

 

"Navegación"

 

El tres conoce la amargura de morir en el fuego
cárdeno de cada atardecer.

 

 

"Evocación"

 

Coloco en la estancia un ramo de anémonas
y observo con detenimiento su lenta evolución,
uno tras otro hasta fumar mi cajetilla de cigarrillos "Abdula",
hierático en la pureza de los ojos.
No sé cuánto va a durar el proceso,
dependerá del clima, del grado de humedad, prefiero creer.
El discurrir de los días como recuerdo de las anémonas
en espera de eclosión, seguidas de muerte,
atento entre sus pétalos rojos, azules y violados
mientras insisto, por delicadeza, en perder la vida,
como quería Rimbaud,
pendiente de la metamorfosis,
impasible ante el inminente cambio
no puedo imaginar otra situación en estos momentos,
si el negro espacio me sostiene
como parte del reflejo de un diamante, de la luna,
y me devuelve a mi raro receptáculo vegetal,
transitorio exilio
entre hojas verdes y ramas en flor.

 

Poemas de Okantomí

(En el corazón de la Caridad del Cobre)

 

Consciente de su belleza e inquietante atractivo,
arrogante, solía jactarse y pasearse por el monte,
donde habitan los santos, cada uno en su dominio.
Doblegaba las almas más remisas a aficionarse,
como el guerrero, que al oirla cantar y verla bailar,
sintiendo el corazón traspasado de pasión,
acalorado, henchido de ardor, decidió alcanzarla.
La divinidad, que sólo pretendía seducirlo,
huyó veloz, atravesó la manigua y los sembrados,
los campos de yuca y los jardines de calabaza
para acabar, desesperada, en la corriente del río
que sinuosa la arrastró hasta rendirla al mar.
El océano la protege desde ese lejano día
entregándole todas las aguas dulces,
las joyas más resplandecientes, infinitas riquezas;
desde entonces Ochún vive en el río y venera a Yemayá.

 

Plumas, brillantes plumas de pavo real, plumas
en la amarilla corona que como iniciado te distingue,
¿cuántos girasoles en tu emblema? ¿cuántas abejas en el panal?
tu cuerpo hechizado quiere bailar con la materia
y la regla es ahora receptáculo floreado,
laberinto encendido para el resto de los días.
La emoción se vierte en cinco lágrimas
cuando asomas la punta de la lengua
para tocar con ella el hueso, el cuello bendecido.
Hoy han bajado los dioses y te dan la mano,
han bajado y están ante ti por vez primera
para brindarte su comida, su esencia irrefutable,
la advinanza, la interpretación del ser,
oro viejo de tu sangre que a lo alto se gobierna
capaz de acrecentar, si lo deseas, toda tu esperanza.

 

Poemas de Hammam

 

"Café arábiga"

 

Pido al sol que en tu cuerpo se ufana y destaca
henchido de vigor rojo en las nalgas, mil lados
de la gema más buscada, repentina, ya incendiada.
Tu desvelo me llena y el deseo, tan denostado y
del que tanto dependo, corona mi cabeza y entra
en ti como negro impulso o negro brebaje amargo.
Me detengo ante un paisaje oriental de nubes y
humedad tallado en una piedra, me detengo ante
los pétalos pequeños de la violeta que amo. Te
comerás las diez celebraciones, su contenido, la
virginidad del falo y la traza que deja el
escritor sobre tu cama. Sé que algo vive en ti
cuando me llamas, aliado a mi intención, tan
cerca de mi esfuerzo.

 

"Lunaria. Barcelona"

 

Un hombre pasa y come manzanas, hojas de laurel,
pasteles de almendras verde que son un modo
de estar, un índice de premoniciones donde la
verdad tiene simpre lirismo agudo, dulce ebriedad.
Llegaste a conocer la soledad siendo todavía un
muchacho. Perseguida por ella no eres hijo del
tiempo ni del reloj. Por comodidad rechazas la
agresión, la hostilidad, por eso, al morir la
tarde que arrastra en ella la mitología del
espejo, el viaje escandaloso a la casa del planeta
de luz, todos los reflejos de la ciudad coinciden
en tu vaso de té. Tienes el atrevimiento de vivir
en la hoja del puñal. ¿Qué puedo hacer yo ya, un
pobre santiaguero?



Rodolfo Häsler

(Santiago de Cuba, 1958) is the author of Poemas de arena (1982), Tratado de licantropia (1988), Elleife (Premio Aula de Poesía de Barcelona, 1992), Okantomí (1994), Hammam (1995) and De la belleza del puro pensamiento (1997). He lives in Barcelona.

TO CONTENTS | TO TOP OF PAGE