Back to Articles Index

México en la encrucijada

Por Servando González

Copyright © 2006, por Servando González. Todos los derechos reservados.

 

El pasado 3 de julio, el intelectual mexicano Enrique Krauze, editor de Letras Libres, dio una conferencia en la sede del Consejo de Relaciones Exteriores (Council on Foreign Relations, CFR) en New York, en la que criticó en duros términos a Manuel Antonio López Obrador, uno de los candidatos a las elecciones presidenciales en México. El hecho me llenó de tal indignación que me instó a escribirle una larga carta abierta al Sr. Krauze. El presente artículo es una versión actualizada de esa carta.

Antes de que el lector llegue a conclusiones erróneas sobre mi posición política, o que vaya a interpretar este artículo como una intromisión en la política mexicana -- en la que sólo los mexicanos deben intervenir --, deseo aclarar que no tengo ninguna simpatía personal ni afinidad política con el señor Obrador, ni por ninguno de los otros candidatos que aspiraron a la presidencia de México, a quienes no conozco. En definitiva, el pueblo mexicano es quien debe elegir su presidednte -- tal como lo hizo -- y luego disfrutar de su acierto o sufrir por su error.

Más aún, no tengo dudas de que la evaluación que Krauze hizo de Obrador en su discurso en el CFR, en el que, entre otras cosas, lo llamó "mesías tropical", se ajusta a la verdad. En mi caso particular, y dada mi condición de cubano anti-castrista, las estrechas relaciones de Obrador con Castro siempre han sido motivo de precupación. Lo que me molestó de la conferencia de Krauze no fue el contenido de sus palabras, sino el lugar que escogió para expresarlas: la sede del Consejo de Relaciones Exteriores en la ciudad de New York. (Luego descubrí que, unos meses antes, la revista Foreign Affairs, órgano del CFR, había publicado un artículo de Krauze, al que me referiré más abajo).

Aparte de que haber usado una organización norteamericana en New York como tribuna para criticar el proceso electoral en México tiene obvias connotaciones injerencista, solamente la ignorancia, o la mala fé, explican la conducta de Krauze.

Es posible, aunque poco probable, que Krauze ignore qué cosa es en realidad el Consejo de Relaciones Exteriores, de la misma forma que, debido su invisibilidad, todavía lo ignora la mayoría de los norteamericanos, y me imagino que aún más los mexicanos. Pero, a diferencia del ciudadano común, que recibe su información de la prensa cotidiana, la televisión, y otros medios controlados por intereses que no siempre coinciden con el bienestar del país, uno espera que los intelectuales vean más allá de la superficie engañosa de las cosas, y actúen como faros, señalando a los pueblos los peligros ocultos de la ruta. Cuando así no lo hacen, los intelectuales fallan en la tarea más cardinal de su labor.

Como amigo de Mexico, no puedo hacer menos que informarle al pueblo mexicano y, por extensión, a los pueblos latinoamericanos, qué es en realidad el Consejo de Relaciones Exteriores, quiénes lo forman, y cuáles son sus verdaderos objetivos.

 

El gobierno invisible de los Estados Unidos

Aunque, a través de los años, el ciudadano común norteamericano ha tenido la sospecha difusa de que tiene que haber una razón oculta por la que su gobierno la mayor parte de las veces termina ayudando a los enemigos de su país, tan sólo un pequeño grupo de estudiosos ha analizado seriante la causa de ese fenómemo. Los que lo han hecho, han llegado a la conclusión de que el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica ha sido penetrado y caído bajo el control de un grupo de individuos millonarios y poderosos, quienes lo han estado usando para promover y preservar sus intereses particulares. Este grupo ha sido designado con nombres diferentes: la Élite del Poder, el Gobierno Invisible, la Gran Conspiración, el Grupo Secreto, etc.

Otros, como en Senador Joseph McCarthy, al descubrir la magnitud de la traición en los más altos niveles del gobierno norteamericano, llegaron a la conclusión de que, por fuerza, tenían que ser comunistas. En el caso de McCarthy, su grave error le costó la carrera y tal vez la vida.

Como los guerreros ninja, el arma más poderosa que han empleado las personas que controlan este gobierno invisible ha sido precisamente su invisibilidad. Hasta hace relativamente poco, este grupo selecto, que ha logrado un control casi total de las tres ramas del gobierno norteamericano -- incluyendo la CIA y los otros servicios de inteligencia--, de los medios masivos de comunicación, del sistema educacional, y que ahora extiende sus tentáculos para penetrar las fuerzas armadas, ha sido casi desconocido por el pueblo norteamericano. Pero no podemos culpar al pueblo. La principal organización en la que se agrupan rara vez se menciona en los medios masivos de comunicación, y prácticamente no aparece en los libros de texto.

Pero, a partir de hace unos pocos años, y principalmente gracias a la Internet, que ha actuado como una luz ultravioleta para revelar las bacterias dañinas, esta organización está perdiendo sus poderes de invisibilidad, y más y más personas descubren quiénes son, cómo operan, y cuáles son sus planes y sus objetivos secretos. Me refiero al Consejo de Relaciones Exteriores (Council on Foreign Relations, CFR), así como a sus organizaciones parásitas, tales como el Grupo Bilderberg, la Comisión Trilateral, la Organización de Naciones Unidas, el Foro Mundial, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, y otras similares.

 

Un análisis macroforénsico del Gobierno Invisible de los E.U.

Para el ciudadano común, la palabra forense (o ciencias forénsicas), tiene que ver con autopsias, balística, toxicología, y otras especialidades científicas relacionadas con la investigación criminal. En realidad, todas esas técnicas no pasan de ser los instrumentos de que se vale la ciencia forénsica para descubrir al criminal, pero la forénsica esencialmente tiene que ver con la búsqueda, localización y obtención de nexos.

Cuando un criminal comete un crimen, lo primero que hace es esconder, borrar, o destruír, todos los nexos que lo puedan conectar con el crimen que acaba de cometer. Estas medidas van desde pasar una servilleta sobre las superficies brillantes, para borrar sus huellas dactilares, hasta enviar a una fiesta a una persona disfrazada como él, y luego usarlo como coartada para probar, con testigos que lo corroboren, que, en el momento en que se cometió el crimen, él se hallaba en otro lugar.

El trabajo del investigador forense consiste en descubrir esos nexos que conectan el crimen con el criminal. Los autores que primero señalaron hacia el Consejo de Relaciones Exteriores como verdadero centro del Gobierno Invisible de los E.U. estaban practicando, sin saberlo, la ciencia de la macroforénsica histórica, que se ocupa del estudio de crímenes en gran escala, cometidos por grandes grupos de personas, en un extenso terrritorio, durante un período de tiempo más o menos largo.

Y no hay duda de que descubrieron un hecho sorprendente: detrás de cada traición al pueblo norteamericano y, por extensión, a los pueblos del mundo y en particlar a los latinoamericanos, siempre se halla uno o más miembros del Consejo de Relaciones Exteriores conspirando activamente para que las cosas salgan mal. La lista que eventos que enumero a continuación es larga, pero no exhaustiva. Podría extenderse por muchas páginas, quizás hasta alcanzar el tamaño de un libro. Pero para probar el melón tan sólo basta con una tajada.

 

Cronología de la traición

o El Presidente Woodrow Wilson (CFR), y su mano derecha, el "Coronel" Edward Mandell House (fundador, CFR), en violación de la Constitución, establecen el Banco de la Reserva Federal y el Servicio de la Renta Interna (para cobrar impuestos). Contrariamente a lo que piensa la mayoría de la gente, ambas instituciones son corporaciones privadas, que no tienen nada que ver con el gobierno federal norteamericano;

o El desplome de la Bolsa de Valores en 1929 da lugar a una severa crisis económica, luego conocida como La Gran Depresión, que afecta a los Estados Unidos y luego trae hambre y miseria a todo el continente americano. Alguna gente sospecha que la crisis fue causada artificialmente por el Banco de la Reserva Federal (controlado por el CFR) ;

o El "Coronel" House (CFR) escribe una novela, Philip Dru: Administrator, en la que el personaje central toma el poder en los E.U. por medio de un golpe de estado encubierto, y establece una dictadura totalitaria de corte comunista, siguiendo los lineamientos de Karl Marx;

o El Presidente Wilson (CFR), el "Coronel House" (CFR), y otros banqueros miembros del CFR, crean la Liga de la Naciones, como primer paso para el establecimiento de un gobierno mundial. El Congreso norteamericano se niega a ratificar la creación, y la Liga se desmorona;

o El embajador norteamericano en Cuba, Summner Welles (CFR), conspira y finalmente logra derrocar al Presidente Ramón Grau San Martín. Grau, electo por el voto popular, había abolido unilateralmente la Enmienda Platt, la cual le daba el derecho al gobierno norteamericano a enviar tropas a la isla a su arbitrio;

o El Presidente Franklin D. Roosevelt (CFR), instiga y facilita el ataque japonés a Pearl Harbor, y lo usa como pretexto para involucrar a los E.U. en la guerra en Europa;

o Mientras los soldados norteamericanos mueren en el frente de batalla luchando contra la Alemania nazi, Prescott Bush (CFR), Henry Ford (CFR), Nelson y David Rockefeller (CFR), y Allen Dulles (CFR), violan las leyes y prosiguen haciendo negocios con las grandes corporaciones alemanas, contribuyendo de ese modo al sostenimiento de la maquinaria militar nazi;

o Con la complicidad de los generales Dwight Eisenhower (CFR), y George Marshall (CFR), el President Truman, ordena llevar a cabo la Operación Keelhaul, por la que cerca de un millón de ciudadanos soviéticos, que habían escapado de Rusia aprovechándose de la guerra, son capturados y devueltos a su país. Stalin los envía a Siberia, donde casi todos perecen;

o En la Conferencia de Yalta, el Presidente Roosevelt (CFR) y su asesor Alger Hiss (CFR) hacen acuerdo secreto con Stalin para que La Unión Soviética se apropie del este de Alemania, Polonia, Hungría, Rumania, Checoslovaquia, y los países bálticos. Roosevelt ordena al General Eisenhower (CFR) que detenga el avance de las tropas norteamericanas hasta que el Ejercito Rojo ocupe esos territorios;

o La delegación norteamericana a la Conferencia de San Francisco, donde se aprueba la creación de la Organización de la Naciones Unidas, incluye 47 miembros del CFR, entre ellos Adlai Stevenson, John Fostter Dulles, Nelson Rockefeller, y Alger Hiss. La Carta de creación de la ONU había sido escrita en su totalidad en la Pratt House, sede del CFR;

o John D. Rockefeller, Jr. (CFR), dona un terreno en Manhattan, valuado en $8.5 millones de dólares, para la construcción de la sede la ONU;

o Siguiendo los consejos de su Secretario de Estado Edward Stettinius (CFR), el Secretario de la Guerra Henry Stimson (CFR), y el General George Marshall (CFR), el President Harry S. Truman autoriza el lanzamiento de bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki. Nagasaki, donde no existían instalaciones militares, era la ciudad donde residía la mayor comunidad cristiana del Japón;

o Al finalizar la guerra, los hermanos Nelson y David Rockefeller (CFR), con la ayuda de su agente Allen Dulles (CFR) y la colaboración del Vaticano, facilitan que muchos oficiales nazis escapen a América via Argentina, reclutan ex-oficiales nazis para trabajar con la CIA y, mediante la Operación Paperclip, repatrian científicos nazis a los E.U.;

o Bajo el pseudónimo "X", George Kennan (CFR) publica un artículo en la revista Foreign Affairs (órgano del CFR), en el que explica su teoría de la "contención" (containment), que plantea que tan sólo es necesario contener la expansión del comunismo soviético, no luchar para tratar de vencerlo. Poco después, el Presidente Truman hace de la contención el núcleo de su Doctrina Truman;

o El General George Marshall (CFR) y el Secretario de Estado Dean Acheson (CFR), presionan al Presidente Truman para que este le retire la ayuda militar a Chiang Kai-shek. Truman sigue el consejo y, de esa forma, abre el camino para que Mao Tse Tung y los comunistas se apoderen del poder en China;

o George Marshall (CFR), ahora convertido en Secretario de Estado, preside la Novena Conferencia Panamericana que tiene lugar en Bogotá, Colombia. El asesinato del líder Jorge Eliécer Gaitán, desata los disturbios conocidos como el Bogotazo, que destruyen gran parte del centro de la ciudad y causan centenares de muertes. Acto seguido, Marshall culpa a los comunistas por los disturbios. Los aterrorizados participantes aprueban la creación de la OEA, y la declaración final de la Conferencia incluye una fuerte condena al comunismo internacional. El hecho marca el comienzo de la Guerra Fría en el continente americano.

o Siguiendo los lineamientos de la doctrina de la contención, Dean Acheson (CFR) convence al Presidente Truman para que comience una guerra no declarada contra Corea. El General Douglas MacArthur (no miembro del CFR), trata de ganar la guerra. Inmediatamente es separado del mando por órdenes de Truman. Al licenciarse del ejercito, Dean Rusk, un joven coronel que tuvo un papel principal en la destitución de McArthur, es nombrado director de la Fundación Rockefeller;

o El Senator Joseph McCarthy pone al descubierto las actividades traicioneras de los altos funcionarios del Departamento de Estado Alger Hiss (CFR), y Owen lattimore (CFR), a quienes acusa de ser comunistas. También acusa de traición al General George Marshall (CFR). El Presidente Eisenhower (CFR), el Secretario de Estado Dean Acheson (CFR), y el conocido periodista Edward Murrow (CFR), unen sus fuerzas en defensa de los acusados al mismo tiempo que difaman y vilipendian a McCarthy;

o J. Edgard Hoover (no miembro del CFR), Director del Buró Federal de Investigaciones (FBI), recibe miles de cartas de ciudadanos y de miembros del Congreso, en las que se acusa al Consejo de Relaciones Exteriores de traición y de promover el comunismo a través de sus agentes en distintas dependencias del gobierno federal. Hoover ordena abrir una investigación sobre el CFR. Poco después, el Presidente Eisenhower (CFR), dicta una ley que prohibe al FBI investigar a empleados del gobierno federal;

o John Foster Dulles (CFR) y Allen Dulles (CFR), funcionarios del gobierno del Presidente Eisenhower (CFR), traicionan a los luchadores húngaros rebelados en Budapest. Luego, traicionan también al Presidente de Cuba, Fulgencio Batista, cuando presionan para que el gobierno norteamericano confisque las armas que Batista había comprado y pagado. El hecho desmoraliza al ejército constitucional, y crea las condiciones necesarias para que Fidel Castro se apodere del poder en Cuba;

o El Primer Ministro soviético Nikita Jrushchov expone su doctrina de la coexistencia pacífica, según la cual la lucha entre el capitalismo y el comunismo debe continuar en el plano ideológico, pero no en el militar. Esto causa gran preocupación entre los miembros del complejo militar-industrial norteamericano y los banqueros de Wall Street, nucleados en el CFR, los cuales necesitan de las guerras para que sus negocios prosperen;

o El periodista Herbert Matthews (CFR), entrevista a Castro en las montañas de la Sierra Maestra. La entrevista, que se publica en el New York Times (periódico controlado por la CIA y el CFR), describe a Castro como un Bolívar tropical, amante de la democracia y la justicia;

o El funcionario del Departamento de Estado William Wieland (protegido de Summner Welles, uno de los fundadores del CFR), así como el Jefe de Estación de la CIA en La Habana, y el cónsul norteamericano en Santiago de Cuba, también oficial de la CIA, proveen a Castro de abundantes fondos, asi como de armas y municiones provenientes de la base naval en Guantánamo;

o Siguiendo el consejo del Secretario de Estado John Foster Dulles (CFR), y de su hermano Allen Dulles (CFR), el Presidente Eisenhower (CFR) envía a La Habana a William Pawley (con conexiones con la CIA), para que se entreviste con Batista y le informe que los E.U. ya no lo apoyan, por lo que debe dejar el poder y marcharse de Cuba;

o El Presidente Batista abadona el país, y Fidel Castro toma el poder en Cuba. Rompiendo con una larga tradición, los E.U. es el primer país que reconoce el nuevo gobierno;

o Siguiendo el consejo de John Foster Dulles (CFR), el Presidente Eisenhower (CFR) substituye al embajador norteamericano en Cuba, Earl T. Smith (no miembro del CFR), y nombra en su lugar a Philip Bonsal (CFR);

o Poco después de haber tomado el poder, Castro realiza una visita oficial a los E.U. Durante su estancia en New York, pronuncia un discurso en la Harold Pratt House, sede del CFR. El hecho pasa desapercibido y no es reportado en los principales medios de prensa norteamericanos;

o La ONU (controlada por el CFR), desata una guerra contra los congoleses anticomunistas en la provincia de Katanga.

o El buque francés La Coubre, cargado con armas, municiones y explosivos, explota en la bahía de La Habana. La explosión causa varias muertes. Al día siguiente, Castro pronuncia un largo discurso en la televisión, en el que acusa a los E.U., y a la CIA en particular, de terrorismo. Acto seguido, dicta medidas eliminando el habeas corpus y otras garantías constitucionales, y crea el Ministerio de Seguridad del Estado y los Comités de Defensa de la Revolución, una red de informantes en cada cuadra;

o Con motivo del 50 aniversario de la ONU, Castro viaja a New York, donde pronuncia un largo discurso. Luego es el huesped de honor en una recepción en la mansión de la familia Rockefeller (CFR). Para evitar una confrontación con los manifestantes que protestan frente a la mansión, el evento se traslada para la Harold Pratt House, sede del CFR. Allí Castro sostiene una larga y amistosa conversación privadacon David Rockefeller (CFR) y otros banqueros de Wall Street;

o En su libro El cuarto piso, el ex-embajador norteamericano en Cuba Earl T. Smith, describe cómo un grupo de funcionarios en el Departamento de Estado (controlado por el CFR), entre ellos William Wieland y Roy Rubbotom, conspiraron activamente para llevar a Castro al poder en Cuba;

o Para sorpresa de los conspiradores del CFR, el millonario Joseph P. Kennedy (no miembro del CFR), con la ayuda de sus amigos de la mafia, compra votos a diestra y siniestra, y logra que su hijo, John F. Kennedy (no miembro del CFR), sea elegido Presidente de los Estados Unidos;

o En su discurso de despedida, el Presidente Eisenhower alerta al pueblo norteamericano sobre la existencia de un complejo militar-industrial en los E.U.;

o Los asesores y miembros del gabinete del Presidente Kennedy, Dean Rusk (CFR), Robert McNamara (CFR), y Henry Cabot Lodge (CFR), convencen al Presiente de involucrar a los E.U. en la guerra de Vietnam - y, de acuerdo a la política del containtment, crean las reglas que atan las manos de los soldados norteamericanos a sus espaldas, para de ese modo garantizar que la guerra sea larga y que no se pueda ganar;

o. McGeorge Bundy (CFR), Dean Rusk (CFR), Adlai Stevenson (CFR), John J. McCloy (CFR), y el Director de la CIA, Allen Dulles (CFR), convencen al Presidente Kennedy para que cambie el punto de desembarco de la invasión de Trinidad a la Bahía de Cochinos. Luego Stevenson presiona a Kennedy para que cancele el resto de los vuelos de apoyo a la invasión. Estos hechos causan el fracaso de la invasión, lo que consolida a Castro en el poder;

o El General Edwin A. Walker (no miembro del CFR), Comandante de la División 24 estacionada en Bavaria, menciona en una discurso su disgusto debido a la existencia de "una conspiración tipo quinta columna en los E.U.". Unos meses después, el Secretario de Defensa Robert McNamara (CFR) separa a Walker de su mando, y lo fuerza a retirarse;

o El General Lyman Lemnitzer (CFR) planea la Operación Northwoods, que contempla el asesinato de ciudadanos cubanos y norteamericanos. Según Lemnitzer, para usar el incidente como pretexto para comenzar operaciones militares contra Cuba; en realidad para darle el pretexto a Castro para que acreciente sus actividades en contra de los E.U.;

o Como resultado de la debacle de Bahía de Cochinos, el Presidente Kennedy destituye a Allen Dulles (CFR) y nombra Director de la CIA a John MacCone (CFR). Kennedy comenta con sus amigos y colaboradores cercanos que piensa desmantelar la CIA;

o Castro proclama la Segunda Declaración de La Habana. La tesis principal de la Declaración, que insta a la revolución violenta, es una crítica directa a la política de coexistencia pacífica del Pimer Ministro soviético Nikita Jrushchov. Castro finaliza su discurso de clausura de la conferencia con la frase "El deber de todo revolucionario es hacer la revolución.";

o El Presidente Kennedy sigue el consejo de sus asesores, todos miembros del CFR, y, contrariamente a la opinión de algunos altos oficial de las fuerzas armadas (ninguno de ellos miembro del CFR), se niega a aprovechar la oportunidad brindada por la crisis de los cohetes de 1962 para invadir la isla y deshacerse de Castro. El hecho crea gran malestar entre los oficiales no miembros del CFR;

o Poco más de un año después de la crisis de los cohetes, Nelson Rockefeller (CFR, Tricontinental), visita la Unión Soviética y sostiene una larga conversación privada con el Primer Ministro Nikita Jrushchov. Menos de una semana después de que Rockefeller abandona el país, Jrushchov es depuesto de su cargo;

o El President Kennedy ordena a la Tesorería de los E.U. imprimir billetes de banco independientemente del Banco de la Reserva Federal (controlado por el CFR). Los billetes son impresos, y acaban de ser puestos en circulación, cuando Kennedy es asesinado. La primera medida que toma el Presidente Lyndon Johnson después de ser juramentado, es ordenar que los billetes sean retirados de la circulación y destruídos;

o Johnson nombra a Allen Dulles (CFR) Presidente la Comisión investigadora del asesinato del Presidente Kennedy. La Comisión pasa por alto las evidencias de la participación de Castro en el asesinato, y llega a la conclusión de que Oswald fue el asesino, que estaba medio loco, y que actuó sólo. La gran mayoría del pueblo norteamericano aún está convencido de que el asesinato fue poducto de una conspiración en la que su propio gobierno estuvo involucrado;

o El Secretario de Defensa Robert McNamara (CFR), y el Secretario de Estado Dean Rusk (CFR) inventan el incidente del Golfo of Tonkin, según el cual varias lanchas patrulleras norvietnamitas habían atacado el destructor USN Maddox. Una mentira. Pero esto les proporciona el pretexto para presionar al Presidente Johnson para que aumente la escala de la guerra, lo que le costará la vida a miles de norteamericanos y vietnamitas;

o Cuando los conspiradores del CFR llegan a la conclusión de que la guerra se les ha convertido en un problema, usan a su agente Daniel Ellsberg (CFR), para que este lleve unos supuestos documentos secretos del Pentágono al New York Times un periódico bajo del control de los conspiradores del CFR. La publication de los Papeles del Pentágono, contribuye a aumentar los sentimientos del pueblo norteamericano en contra de la guerra. Investigaciones posteriores indican que en realidad los Papeles no habían sido escritos en el Pentágono, sino en Washington D.C. por Macnamara y sus colaboradores del CFR;

o El veterano de la guerra de Vietnam John Kerry (CFR), cuyos records inflados lo han convertido en una especie de héroe, se infiltra en varios de los grupos pacifistas que protestan en contra de la guerra;

o El Presidente Richard Nixon (CFR) y su Asesor Henry Kissinger (CFR), continúan su política de traición, y permiten que los comunistas se apoderen del poder en Vietnam del Sur, Cambodia, y Laos;

o Henry Kissinger (CFR), Ellsworth Bunker (CFR), Zbigniew Bzrezinski (CFR, Trilateral), Robert Pastor (CFR), y Sol Linowitz (CFR), en complicidad con el Presidente Carter, conspiran para que la administración del canal de Panamá pase a manos de China comunista, y le dan $400 millones de dólares a los chinos para que lo acepten;

o Henry Kissinger (CFR) emite el neomaltusiano Memorándum 200 del National Security Council (NSC 200) titulado "Implications of Worldwide Population Growth for U.S. Security and Overseas Interests", en el que menciona que los E.U. no deben permitir que los africanos exploten los recursos naturales de Africa. El Memorándum menciona13 países en los que los E.U. deben reducir la población para evitar que se "malgasten" sus recursos naturales, entre ellos Brasil, Colombia, y México.

o Las tropas castristas invaden Angola. Poco después el Embajador norteamericano ante las Naciones Unidas, Andrew Young (CFR), declara que las tropas castristas constituyen una presencia estabilizadora en África;

o Henry Kissinger (CFR), implementa en seis países latinoamericanos la Operación Cóndor, mediante la cual se asesina a miles de opositores políticos.

o Pocos meses después de que las tropas castristas controlan Angola, el país se convierte en uno de los mayores socios comerciales de los E.U. en África. El Chase Manhattan Bank, el Bankers Trust, el Citibank, y el Morgan Guaranty, le conceden grandes préstamos a Angola. Los negocios de la General Motors, General Tire, Caterpillar, Boeing, IBM, NCR, Pfizer, Xerox, y otras firmas norteamericanas, florecen en el país. El 95 porciento del petróleo angolano se exporta a países occidentales. La mitad de la producción de la Gulf Oil en Angola termina en las refinerías de los E.U. El consorcio De Beers controla las minas de diamantes;

o Siguiendo los consejos de Zbigniew Bzrezinski (CFR, Trilateral), Cyrus Vance (CFR), y Warren Christopher (CFR), el Presidente Jimmy Carter (CFR, Trilateral) socaba los gobiernos de los aliados de los E.U. en Irán y Nicaragua;

o Durante el gobierno del President Reagan, George Schultz (CFR), William J. Casey (CFR), y Malcom Baldridge (CFR), le proprocionan ayuda económica a los regímenes totalitarios de Rumania, Polonia, y la Unión Soviética, al mismo tiempo que obstaculizan las acciones de los anticomunistas en El Salvador y Nicaragua;

o El Presidente Ronald Reagan (no miembro del CFR), desoye el consejo de sus asesores miembros del CFR y comienza una crusada personal en contra de lo que él llama el "Imperio del Mal", que termina con el desplome de la Unión Soviética. Reagan es victima de tres atentados contra su vida;

o En 1981, altos miembros del CFR comentan que la posibilidad de un México industrializado -- al yaque algunos llaman "un Japón al sur de la frontera" -- es intolerable. Poco después el ex-Director de la CIA William Colby (CFR), ahora convertido en consejero sobre "riesgos políticos" para poderosas corporaciones transnacionales, le aconseja a sus clientes que no inviertan en México, porque una caída del peso es inminente. El periódico Wall Street Journal (controlado por el CFR) se hace eco del rumor, y publica varios artículos sobre el tema. El pánico cunde, y miles de inversionistas mexicanos cambian sus pesos en dólares y los invierten en bienes raíces en California y Texas. El gobierno de López Portillo se ve forzado a devaluar el peso;

o La devaluación del peso trae como consecuencia que gran parte de la industria privada mexicana, que en los años previos ha recibido grandes préstamos en dólares, pero que, como ahora sus ingresos son en pesos devaluados, no puede pagar los intereses en dólares, vaya a la quiebra de la noche a la mañana. La devaluación no sólo paraliza el proceso de industrialización del país, sino que reduce los niveles de vida del pueblo y desata una inflación galopante;

o El Presidente George H.W. Bush (CFR), y Donald Rumsfeld (CFR) proveen a Saddam Hussein los medios técnicos para crear armas químicas y bacteriológicas de destrucción masiva. Poco ddespués, Hussein a su vez le facilita la tecnología a su amigo Fidel Castro;

o Como consecuencia de que muchos países latinoamericanos no pueden pagar los intereses de sus deudas nacionales a los banqueros de Wall Street, una grave crisis económica se desata en casi toda América Latina. En un artículo publicado en Excelsior, de Ciudad de México, el 27 de marzo de 1985, el "marxista" Fidel Castro ofrece su solución al problema: "Estados Unidos podría responder ante los bancos acreedores por el monto de los créditos que estos han prestado a América Latina. Así los bancos recobrarían el capital invertido, las empresas exportadoras incrementarían sus exportaciones, y los inversionistas aumentarían sus utilidades";

o Poderosas corporaciones transnacionales norteamericanas y británicas crean al norte de México las llamadas maquiladoras, una especie de factorías coloniales en las que trabajan mujeres y niños por salarios miserables. El gobierno mexicano lo permite, pues necesita los dólares para pagar los intereses de la deuda. Pero las maquiladores también producen un efecto devastador en la industria norteamericana, y miles de obreros calificados van a la ruina;

o Una delegación de banqueros de Wall Street, presidida por David Rockefeller (CFR, Trilateral), visita Cuba, donde tienen una larga reunión con Fidel Castro. Después de la reunión, Peter Peterson, uno de los directores del CFR, hace unas declaraciones en las que elogia a Castro por los altos niveles de educación y salud pública en Cuba, y añade: "Creo que Cuba es uno de los países mejor educados en el hemisferio occidental";

o Una comisión de estudio patrocinada por el CFR, produce un informe titulado U.S.-Cuban Relations in the 21st Century: A Follow Up Report. El documento, que bien podría definirse como un frenético y desesperado intento de apuntalar la tambaleante tiranía castrista y mantener el totalitarismo en Cuba a la caída de Castro, es aprobado a pesar de las enérgicas protestas de algunos de los participantes, entre ellos María Werlau e Irving Louis Horowitz (CFR), quienes se niegan a firmarlo;

o Después de haber sido alentado por funcionarios del gobierno norteamericano, Saddam Hussein ataca Kuwait, y le proporciona al Presidente George H.W.Bush (CFR) el pretexto que buscaba para comenzar la Guerra del Golfo;

o Hugo Chávez toma el poder en Venezuela. A pesar de su retórica antinorteamericana, firma contratos que garantizan a las transnacionales norteamericanas el suministro de petróleo y gas natural;

o Durante un receso en una de las sesiones del Foro Mundial en Davos, Suiza, el millonario y alto funcionario de las Naciones Unidas, Maurice Strong (CFR), declara que su objetivo es la destrucción de la civilización industrial;

o El descontento del pueblo venezolano con Chávez es tan grande, que se convoca a un referéndum por el que piensan retirarlo del poder. El ex-presidente Jimmy Carter (CFR, Trilateral) se ofrece como árbitro para supervisar los comicios, y termina legitimizando los resultados amañados que le dan la victoria a Chávez y lo cimentan en el poder;

o El Presidente Bill Clinton (CFR, Tricontinental) autoriza a firmas norteamericanas para que le vendan equipos de alta tecnología coheteril a China comunista.

o Un equipo SWAT secuestra a punta de ametralladora al niño Elían González, con la intención de entregárselo a Castro. Antes de enviarlo a Cuba, Elián es ingresado por varios días en una dependencia del Instituto Aspen, donde es sometido a tratamiento psiquiátrico. El Instituto Aspen es una organización controlada y financiada por Maurice Strong (CFR), Robert McNamara (CFR), y otros miembros del CFR;

o Cumpliendo órdenes del Presidente Bill Clinton (CFR, Trilateral), y con apoyo de la Secretaria de Estado Madeleine Albright (CFR), el General Wesley Clark (CFR) envía tropas de la OTAN a invadir Kosovo, lo que permite la matanza de miles de cristianos Serbios a manos de musulmanes. La guerra beneficia directamente al Ejército de Liberación de Kosovo, un grupo terrorista musulmán ligado a Osama bin Laden;

o En visitas independientes a Cuba, el Presidente del Banco Mundial, James Wolfensohn (CFR), y el Secretario General de la ONU, Kofi Annan, expresan su convicción de que la Cuba de Castro es el modelo a seguir;

o Durante un receso en las reuniones del Foro Mundial, en Davos, Suiza, el millonario Maurice Strong (CFR), describe su visión de lo que será la vida de la gente común en la sociedad sostenible del Nuevo Orden Mundial que se avecina. Su descripción es muy similar a la vida en Cuba después de casi 50 años de castrismo;

o El professor Samuel P. Huntington (CFR), escribe un artículo en Foreign Affairs (órgano del CFR), en el que vaticina un inminente "choque de civilizaciones" entre los mundos judeo-cristiano y musulmán;

o Un grupo de autotitulados "neocons" [neoconservadores], entre ellos Richard Cheney (CFR), Paul Wolfowitz (CFR), Norman Podhoretz (CFR), Richard Perle (CFR), Lewis "Scooter" Libby (CFR), John Bolton (CFR), Elliot Abrams (CFR), Robert Kagan (CFR), y William Kristol (CFR), funda el Project for a New American Century, en el que básicamente auguran y promueven una nueva era de imperialismo norteamericano. En uno de los documentos iniciales, Rebuilding America's Defenses, se menciona la necesidad de un incidente catastrófico, que actúe como catalizador para galvanizar la opinión pública en favor de sus planes;

o El Presidente George W. Bush (CFR), y sus colaboradores cercanos, entre ellos el Vicepresidente Richard Cheney (CFR), y la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice (CFR), permiten que ocurran los eventos del 11 de septiembre del 2001. Al siguiente día, el Presidente Bush aparece en la televisión y declara una larga guerra contro el terrorismo. Poco después dicta órdenes cancelando el habeas corpus y otras garantías constitucionales, y crea la Oficina de Seguridad del Estado. La noticia de que también planea crear el TIPS, un programa de informantes en cada cuadra, similar a los Comités de Defensa de la Revolución castristas, causa tanto malestar que el plan es pospuesto;

o En un viaje pagado por la Fundación Ford, una comisión encabezada por el ex-presidente Jimmy Carter (CFR, Trilateral), acompañado de Robert Pastor (CFR), y otros miembros del CFR, visita Cuba. Los visitantes expresan su admiración por la salud pública y la educación en la isla;

o El Presidente W. Bush (CFR), nombra a Henry Kissinger (CFR), para que presida la Commisión que debe investigar las causas por las que el gobierno no pudo prever ni evitar los ataques del 11 de septiembre. La reacción del pueblo es tan contraria, que Kissinger decide no aceptar el cargo. Finalmente, la Comision, formada en su mayoría por miembros del CFR, produce un informe final en el que todo se justifica debido a honestos errores de cálculo y falta de coordinación de información. Ninguno de los funcionarios que incumplieron con su deber es separado de su cargo, y algunos de ellos son ascendidos;

o Tras alegar falsedades, el President W. Bush (CFR) ordena la invasión de Irak. Acto seguido, dicta órdenes por las que ata a la espalda la manos de los soldados, garantizando así que la guerra nunca termine con una victoria. Paul Bremer (CFR), protegido de Kissinger (CFR), es nombrado primer gobernador colonial del país;

o Aprovechando los nuevos acuerdos de libre comercio entre México y los E.U., el consorcio agrícola transnacional Archer Daniel Midlans exporta a México un promedio de 60 millones de toneladas anuales de maíz, la mayor parte genéticamente modificado. Esta competencia desleal lanza a la miseria a miles de campesinos mexicanos. Esta competencia desleal lanza a la miseria a miles de campesinos mexicanos. Dwayne Andreas (CFR), Director Ejecutivo de la ADM, ha manisfestado públicamente en múltiples ocasiones su gran admiración por la Cuba de Castro;

o En un discurso pronunciado el 7 de febrero de 1997, Castro explica las razones por las que el suroeaste de los E.U. debe fundirse con México;

o El President Bush (CFR) abre la frontera sur del país a una verdadera invasión de trabajadores Mexicanos. Los pobres inmigrantes, quienes sólo buscan labrarse un destino mejor, contribuyen sin saberlo a la destrucción de la soberanía tanto de México como de los E.U.;

o Una comisión de estudio del CFR, de la que forman parte William Weld (CFR), Doris Meissner (CFR), y Robert Pastor (CFR), produce un documento de 59 páginas titulado "Building a North American Community", en el que se detalla un plan quinquenal para el "stablecimiento en el 2010 de una comunidad económica Norteamericana" con un "perímetro exterior" común de seguridad. En el típico lenguaje críptico del CFR, esto significa la fusión de los tres países en uno sólo, al que se refieren como "América del Norte", como paso inicial hacia la creación de la Unión Americana, que se extenderá desde Alaska hasta la Patagonia.

o Robert Pastor (CFR), declara que la mejor forma de mantener la seguridad de los E.U. no es fortaleciendo las fronteras con México y Canadá, sino las fronteras de América del Norte como un todo;

o El nuevo Presidente del Banco de la Reserva Federal, Ben S. Bernanke, admite públicamente que el desplome de la Bolsa de valores, que trajo como resultado la Gran Depresión de 1929 - 1934, fue creado artificialmente por el Banco.

o Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, el número de miembros del CFR en puestos clave del gobierno norteamericano ha ido en aumento. En los últimos 50 años, casi todos los Presidentes, así como todos los Secretarios de Estado y Directores de la CIA, han sido miembros del CFR. El número de altos oficiales de las Fuerzas Armadas miembros del CFR va en aumento. La gente más influyente en losmedios masivos de comunicación son miembros del CFR. Fundaciones controladas por el CFR, financian casi todos los grupos izquierdistas, pro-castristas y anti-norteamericanos en este país, y muchos en el extranjero.

 

Como dije anteriormente, este análisis no es exhaustivo, y podría extenderse por decenas de páginas, pero los ejemplos que he expuesto bastan para probar mas allá de toda duda razonable lo que algunas personas han venido sospechando por muchos años: que un pequeño grupo de personas influyentes conspira en secreto a nuestras espaldas para planear nuestras vidas y controlar nuestro destino.

Ahora bien, si todas esas personas que he mencionado fuesen judíos, todo el mundo estaría hablando de una conspiración judía. Si todos fuesen italianos, hablaríamos de una conspiración italiana. Si todos fuesen fanáticos del equipo de baseball New York Yankees, o taxistas, yo sería el primero en escribir un artículo en el que denunciaría la siniestra conspiración de taxistas o de fanáticos del NY Yankees que controla en secreto este país. Pero no hay que olvidar que hay varios millones de judíos en los E.U., y aún más italianos, y es posible que haya todavía muchos más fanáticos de los Yankees o taxistas. En contraste, el Consejo de Relaciones Exteriores es una organización bien pequeña. Por mucho tiempo no tuvo más de mil miembros, y aún hoy, después haber aumentado considerablemente su membresía, tan sólo cuenta con algo más de cuatro mil miembros.

Podría alegarse que mis conclusiones son falaces, porque este pequeño grupo de personas ha ingresado en el CFR precisamente debido a su prominencia y fortuna, y esto es lo que ha convertido al CFR en una organización tan poderosa. Pero, como demuestran los casos de Jimmy Carter, Bill Clinton y Maurice Strong, muchos de ellos lograron obtener prominencia y fortuna precisamente gracias a su pertenencia al CFR.

¿Como explicar, sin recurrir a teorías conspiratorias, que ese pequeño grupo de personas concentradas en una institución tan pequeña y prácticamente, controle de tal forma la política exterior de los E.U. y de gran parte de los países del hemisferio? ¿Cómo explicar, sin recurrir a teorías conspiratorias, que, siendo tan poderoso, influyente e importante, y teniendo tal control sobre los medios masivos de comunicación de los E.U., el Consejo de Relaciones Exteriores sea casi desconocido por la gran mayoría de las personas en los E.U. y América Latina?

De modo que, sí. No cabe la menor duda. Existe en los Estados Unidos de Norteamérica una Élite del Poder, un Gobierno Invisible, una Gran Conspiración, un Grupo Secreto, o como guste uno llamarlo, el cual, usando las técnicas fabianas (o gramscianas) de infiltración, ha penetrado y logrado obtener un control casi absoluto del Gobierno de los E.U. Para desgracia de los pueblos de América Latina, este grupo, no contento con controlar los E.U., ahora se apresta a lanzarse al control de todo el continente. Y este grupo de conspiradores reside en la Harold Pratt House, sede del Consejo de Relaciones Exteriores.

 

El Gobierno Invisible de los Estados Unidos

El Consejo de Relaciones Exteriores no es un grupo homogéneo. Está formado por un núcleo central y varias capas concéntricas. El núcleo está controlado por los Rockefellers y un grupo selecto de sus amigos banqueros de Wall Street. Estos son quienes en realidad controlan la organización y saben cuáles son sus fines secretos. A esta gente yo las llamo los planificadores, pues son el cerebro de la organización.

El núcleo central está rodeado por un delgado anillo interior, compuesto de individuos selectos que gozan de la total confianza de los planificadores. Este grupo participa activamente en la implementación de las directivas que emanan del núcleo central. Yo los llamo los implementadores. Notables entre estos implementadores son Henry Kissinger, Zbigniew Brzezinski, Jimmy Carter, John McCloy, Robert McNamara, y Dean Rusk, entre otros. Los hermanos Dulles, el "Coronel" House, Sumner Welles y Prescott Bush, también eran parte de este grupo. A éste círculo pertenecen también Bush padre e hijo, así como Bill y Hillary Clinton.

El anillo interior está rodeado a su vez por otro anillo, un poco más ancho, compuesto de un grupo más numeroso de individuos oportunistas y poco escrupulosos que han logrado infiltrarse y controlar los dos partidos principales, el Demócrata y el Republicano, así como el gobierno, el Congreso, el poder judicial, los medios de comunicación, las universidades y, últimamente, las fuerzas armadas de este país. A éstos yo los llamo los ejecutores, porque su papel consiste en poner en ejecución los planes emanados del núcleo central. Gran parte de estos individuos ha obtenido su poder e influencia gracias a su pertenencia al Consejo. Ejemplo típico de este tipo de ejecutores son Colin Powell y Madeleine Albright.

El Consejo ha logrado infiltrar sus agentes en el gobierno norteamericano hasta convertirlo prácticamente en su dependencia. En los últimos cuarenta años, la mayoría de los Presidentes, Vicepresidentes, Secretarios de Estado, Directores de la CIA, jueces de la Corte Suprema, Senadores y altos oficiales del Pentágono, pertenecen a estos anillos de implementadores y ejecutores del Consejo.

Por mucho tiempo, el Consejo fue una sociedad bastante cerrada, que no llegaba a los mil miembros, pero hace unos treinta años decidieron añadir un grueso anillo exterior, al que atrajeron a un grupo de individuos provenientes de un amplio espectro de la sociedad norteamericana. Estas personas han visto en el Consejo un medio propicio para bruñir sus egos inflados y hacer avanzar sus carreras. Lo más probable es que la mayor parte de ellos no tenga una idea clara de cuáles son los fines secretos del Consejo, pero son parte de una relación simbiótica en la que sirven, sin saberlo, de cortina de humo para ocultar los verdaderos fines de la institución, al mismo tiempo que, debido al prestigio que esta tiene, se benefician con la relación. Este grupo constituye la cubierta.

Esto explica la razón por la que personas bien intencionadas como Theodore Draper, Irving Louis Horowitz y Georgie Anne Geyer, y tal vez un puñado de gente honesta, pero despistada, entre los que hay algunos anticastristas de verdad, sean miembros del Consejo. En realidad forman parte de este anillo exterior. Pero todos los miembros del núcleo y de los dos anillos interiores apoyan a Castro abierta o secretamente. Esto no quiere decir que simpaticen con él, pero esta gente, como los militantes de los partidos comunistas, siguen disciplinadamente la línea del partido.

Este grupo activo de conspiradores se las ha arreglado para penetrar y controlar no sólo la prensa, sino también la academia, y hoy tienen control casi absoluto sobre la mayoría de las más prestigiosas universidades, entre ellas Harvard, Columbia, Yale y Stanford, así como de los llamados think tanks, como la Hoover Institution, el Hudson Institute, y la Rand Corporation.

Si lo que he descrito más arriba parece una conspiración, esto se debe al hecho de que es una conspiración. Ahora bien, ¿Cómo explicar el mutuo amor entre la organización más reaccionaria del hemisferio y el lider supuestamente más revolucionario del continente? La respuesta es bien simple: Ninguno de los dos, ni el Consejo de Relaciones Exteriores ni Fidel Castro, son lo que dicen ser.

Como un cáncer maligno, el CFR ha hecho metástasis en una serie de organizaciones importantes, todas ellas creadas con el apoyo financiero de los Rockefellers y sus amigos los banqueros. Entre las principales están la Comisión Trilateral, el Grupo Bilderberg, la Organización de Naciones Unidas y sus organismos parásitos, tales como la UNESCO, el Consejo Mundial de Iglesias, la Organización Mundial de la Salud, y todas esas organizaciones comunisto-fascistoides que han creado en los últimos años con el pretexto de proteger el medio ambiente, eliminar las barreras al comercio, y proteger la salud reproductiva de las mujeres del tercer mundo (un eufemismo para camuflar la eugenesia). Esta gente controla también las principales organizaciones financieras internacionales, tales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. El fin último de todas ellas es la creación de un Nuevo Orden Mudial, que no es sino un totalitarismo fascisto-comunista global, controlado por los banqueros y las corporaciones -- lo que Benito Mussolini llamaba "el Estado Corporativo".

Podría alegarse que una de las características del fascismo es el su rabioso nacionalismo, en tanto que esta gente aboga la globalización. Pero, en la época de las corporaciones transnacionales, tiene lógica que el neofascismo del Nuevo Orden Mundial sea internacionalista y globalizador.

 

Una paradoja

Es precisamente allí, en la Harold Pratt House, donde, tras las espaldas de los pueblos de los E.U. y de América Latina, un pequeño grupo de banqueros de Wall Street y ejecutivos de corporaciones transnacionales, todos ellos miembros de la alta jerarquía del CFR, planea la creación de un Nuevo Orden Mundial. Este llamado Nuevo Orden Mundial, que en realidad es bastante viejo, no es sino una copia en gran escala, de la pesadilla totalitaria comunisto-fascistoide que ya han probado exitosamente por muchos años en la Cuba de Castro.

Desafortunadamente, esa fue precisamente la institución que Enrique Krauze eligió como tribuna para expresar sus opiniones sobre el proceso electoral en México.

Como mencioné más arriba, en el número de enero/febrero del 2006, la revista Foreign Affairs publicó un artículo de Krauze titulado: "Furthering democracy in Mexico". En él, Krauze expresa su legítima preocupación ante la posibilidad de que México vuelva a caer otra vez bajo el control de la oligarquía que lo ha gobernado por muchos años, y su esperanza de que continúé el camino hacia una democracia aún más desarrollada que la que ha logrado el gobierno del Presidente Fox.

De modo que, al menos para mí, constituye una paradoja inexplicable el que Enrique Krauze haya seleccionado precisamente Foreign Affairs, el órgano del Consejo de Relaciones Exteriores, donde se centra el núcleo de la oligarquía que se ha apoderado ilegalmente del gobierno norteamericano y lo controla totalmente, para escribir un artículo en el que expresa su preocupación porque su país no caiga de nuevo bajo el control de la oligarquía. Mientras más trato de explicármelo, menos lo entiendo.

¿Es que Krauze ignora que, en particular despues de los sucesos del 11 de septiembre del 2001, los Estados Unidos, bajo el control de esa oligarquía, avanza a pasos agigantados hacia la implementación de un sistema totalitario que cada día recuerda más no sólo a la Cuba de Castro, sino a la Alemania nazi? ¿De dónde obtiene Krauze su información sobre los E.U? ¿Tan sólo del New York Times y de Foreign Affairs?

¿Ignora Krauze que en los Estados Unidos de Norteamérica, un país que otrora fue faro de libertad para el mundo, en estos momentos no existe el derecho de habeas corpus, las autoridades pueden espiar, apresar, y encarcelar a su antojo indefinidamente y sin someter a juicio a los ciudadanos, las elecciones son amañadas, y los dos partidos principales son en realidad las dos caras de una misma moneda? ¿Y que todo eso es parte de un plan que están llevando a cabo precisamente los miembros de esa oligarquía que se aglutina en en Consejo de Relaciones Exteriores?

¿No le han informado sus colaboradores y colegas de Letras Libres que un porcentaje creciente de los ciudadanos de este país, tanto conservadores como liberales, de izquierda y de derecha, entre ellos varios familiares de la víctimas del derrumbe de las torres gemelas, están convencidos de que los sucesos del 11 de septiembre del 2001 fueron una patraña, similar a la quema del Reichstag por los nazis, o la explosión del buque La Coubre en la bahía de La Habana, creada artificialmente por los oligarcas del CFR como pretexto para justificar la implantación de una dictadura totalitaria en este país?

Le ruego a mis lectores que no confíen en mi palabra; busquen en la Internet, y se convencerán, si no de que lo que creen estas personas es cierto, al menos de la gran cantidad de gente que así lo cree. Las encuestas de opinión más recientes indican que el 60 porciento de los norteamericanos considera a su propio gobierno el culpable directo de los sucesos del 11 del septiembre del 2001, y su número aumenta cada día. En estos momentos, los libros que culpan directamente al gobierno como instigador y ejecutor de estos hechos, se venden como pan caliente en la Internet. Desgraciadamente, todavía gran parte de estos autores ve al gobierno del Presidente Bush, y no a quienes lo controlan tras bastidores, como culpables directos de esta tragedia.

Pero, aún más importante, ¿cómo es posible de que Krauze hable de esperanzas de que México prosiga por el camino de la democracia, y se valga para expresarlo de Foreign Affairs, el órgano oficial del CFR, la institución más antidemocrática del hemisferio occidental, donde se planea, a espaldas de los pueblos mexicano y norteamericano, la desaparición de sus países y su fusión con otro cuya historia, idioma, cultura, constumbres, idiosincracia y tradiciones, no pueden ser más diferentes? Si los conspiradores del CFR son tan amantes de la democracia, y lo que planean es tan bueno para nuestros pueblos, ¿por qué lo hacen en secreto y a nuestras espaldas?

Mejor ejemplo de falta de democracia sería casi imposible de hallar.

Podría alegarse que algunos de lo datos que he mencionado más arriba no son ciertos, o difíciles de comprobar, pero, aunque sólo la mitad lo fueran -- en realidad la mayor parte son del dominio público y fácilmente comprobables, y lo que único he hecho es poner de manifiesto los nexos entre ellos --, esto debería haber sido motivo de preocupación y ponderación para cualquier intelectual latinoamericano que se respete, antes de haber aceptado colaborar con Foreign Affairs, y mucho menos dar una conferencia en la sede del CFR.

Por otra parte, debo reconocer que el señor Krauze no es totalmente culpable de este faux pas. Sin saberlo, Krauze cayó en una trampa cuidadosamente preparada por profesionales de la inteligencia y el espionaje. La formación académica de Enrique Krauze, es de historiador, y los instrumentos metodológicos tradicionales de investigación histórica han demostrado ser totalmente insuficientes para desentrañar la historia de estos últimos 110 años, en los que la inteligencia y el espionaje han jugado un papel preponderante. No hay que olvidar que el axioma de la profesión es que en el campo de la inteligencia y el espionaje la cosas casi nunca son lo que parecen ser. La bomba que hizo volar el acorazado USS Maine en la bahía de La Habana en 1898, también destruyó la profesión de historiador. Sólo empleando los instrumentos metodológicos de investigación y análisis del analista de inteligencia -- no los del historiador -- es posible desentrañar hechos que desafían el análisis de los historiadores.

Por ejemplo, ¿Cómo es posible que la CIA, que ha demostrado su extrema habilidad en asesinar líderes, haya sido incapaz en todos estos años de asesinar a Fidel Castro?, ¿Por qué la CIA reunió todos los grupos anticastristas en el exilio en uno sólo, para luego lo decapitarlo tras la debacle de Bahía de Cochinos?, ¿Por qué en los meses previos a la invasión, dejó de suministrarle armas y municiones a las guerrillas anti-castristas en las montañas del Escambray?, ¿Por qué traicionó a los invasores y, al suprimir el apoyo aéreo que les habían prometido, los envió a una muerte segura?, ¿Cómo es posible que el país con los medios técnicos de espionaje más avanzados del mundo, no logró detectar que Castro estaba enviando sus tropas a África, hasta que tenía allí más de 20,000 soldados?, ¿Es que los satélites espía norteamericanos nunca detectaron que los puertos de Angola estaba atestados de buques cubanos?, ¿Por qué las tropas Castristas protegían las refinerías de la Shell en Cabinda, y ésta le pagaba a Castro en dólares por sus servicios?, ¿Qué explicación tiene que el resultado de casi 50 años de actividad castrista supuestamente antinorteamericana en América Latina, lejos de perjudicar a las transnacionales y a los banqueros de Wall Street, los ha beneficiado?, ¿Cómo se puede explicar que influyentes y poderosos individuos como David Rockefeller (CFR), Maurice Strong (CFR), Peter Peterson (CFR), y James Wolfensohn (CFR), vean la Cuba de Castro como el modelo a seguir?, ¿Y cuál es la razón por la que el Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, durante una visita que hizo a la isla hace unos años, haya declarado que Cuba "ha trazado un ejemplo del que podemos aprender."?

¿Por qué Castro contribuyó directamente a la destrucción de los partidos comunistas tradicionales en América Latina?, ¿A qué se debió su gran empeño en desestabilizar y derrocar gobiernos con presidentes democráticamente electos?, ¿Por qué el principal resultado de la actividad guerrillera castrista en América Latina fue que el complejo militar-industrial norteamericano se enriqueciera aún más, y que los banqueros de Wall Street aumentaran sus fortunas debido a la fuga de capitales de América Latina hacia los E.U.? Castro se pinta a sí mismo como un enemigo jurado del liberalismo económico y la globalización, ¿cómo se explica entonces su estrecha amistad con el expresidente mexicano Carlos Salinas de Gortari, a quien altos ejecutivos del CFR consideran el máximo promotor del liberalismo económico y la globalización en México?;

¿Por qué Castro abandonó al Che Guevara en Bolivia, y facilitó así que la CIA lo eliminara?, ¿Por qué primero desestabilizó el gobierno de Salvador Allende en Chile, y luego contribuyó a su derrocamiento? (Las últimas informaciones comprueban lo que muchos sospechábamos desde hace tiempo: Allende no se suicidó; el jefe de su guardia personal, General Patricio de la Guardia, lo asesinó siguiendo órdenes directas de Fidel Castro), ¿Por qué, basándose en información falsa, el Presidente George W. Bush ha enviado las tropas norteamericanas al otro extremo del planeta, para derrocar a un dictador que no constituía un peligro para su país, y no las envía a derrocar a un tirano a 90 millas de sus costas, máxime cuando ese tirano no se cansa de amenazar y cometer acciones en contra de los E.U, y hay indicios de que posee armas bacteriológicas de destrucción masiva?

Los mayores accionistas de la Exxon (inicialmente llamada Standard Oil Company) y, por consiguiente, sus verdaderos dueños, son los Rockefellers. En Venezuela, la Exxon lleva a cabo sus negocios a través de su subsidiaria, la Creole Petroleum Company. Pero se sabe que la Creole fue creada por la CIA. En realidad, para los venezolanos Exxon, y la Creole, son la CIA. Entonces, ¿cómo se explica que los Rockefellers, que en múltiples ocasiones han usado a la CIA para deponer gobiernos que amenazaban sus intereses, no sólo se muestren impasibles ante la supuesta amenaza de Chávez a sus extensos negocios y propiedades en Venezuela, sino que hasta enviaron a su agente Jimmy Carter para que apuntalara al dictador venezolano en el poder?

Todas estas preguntas, y muchas más que harían la lista muy larga, son casi imposibles de constestar para un historiador. Para un analista de inteligencia las respuestas serían relativamente fáciles. De hecho, siempre han estado a la vista de todos. Por ejemplo, la causa por la cual el gobierno norteamericano (controlado por los oligarcas del CFR) ha tolerado a Castro todos estos años, y ahora tolera a Chávez, es porque, lejos de constituir una amenaza para la oligarquía financiera de Wall Street, ambos trabajan en secreto para que esta lleve a cabo sus planes de control mundial.

 

La verdadera CIA

Decenas de libros y miles de artículos se han escrito, en los que se culpa a la Agencia Central de Inteligencia por gran parte de las agresiones a los países de América Latina y el resto del mundo. Lo que estos autores (algunos bien intencionados, y otros agentes de desinformación), no han acertado a señalar, es que, desde su creación en 1947, la CIA siempre ha sido el brazo militar oculto del CFR.

Aunque el Consejo de Relaciones Exteriores se presenta inocentemente al mundo como una organización no partidaria, cuyo único fin es promover los intercambios internacionales para lograr una mejor comprensión entre los países, la realidad es bien distinta. Al igual que la KGB, la CIA, el Mossad o el MI6, el CFR es en realidad una agencia de inteligencia y espionaje, y funciona como tal.

Como toda agencia de inteligencia, aunque todo el mundo sabe dónde está su sede principal, y quiénes son sus ejecutivos, nadie sabe en realidad cuales son sus actividades secretas. Como toda agencia de inteligencia, el CFR tiene miembros reconocidos y miembros secretos. Como toda agencia de inteligencia, el CFR tiene una rama dedicada a la guerra psicológica, el espionaje, la subversión y las operaciones paramilitares -- funciones que hasta este momento ha venido realizado para el CFR una de sus dependencias: la CIA. Como toda agencia de inteligencia, la tarea de algunos de los miembros del CFR es reclutar espías y agentes de influencia, como medio de infiltrase en otras organizaciones a las que desea controlar.

En el caso de jóvenes ambiciosos e inteligentes, pero moral y éticamente limitados, una vez que los reclutadores del CFR los han localizado, y se proponen reclutarlos como futuros cuadros, la técnica consiste en otorgarles una Beca Rhodes. Si pasan con éxito esa primera prueba, entonces les ofrecen una beca para que estudien en la London School of Economics. Ese fue, por ejemplo, el caso del joven Bill Clinton. Una vez que el profesor Carroll Quigley lo detectó en la Universidad de Georgetown, y comprobaron que no sólo poseía las cualidades necesarias, sino qe también tenía un inmenso ego, el proceso comenzó cuando le concedieron una Beca Rhodes. La vida demostró que la selección había sido correcta.

Por tanto, el Sr. Krauze y otros intelectuales latinoamericanos amigos del CFR, no deben descartar la posibilidad de que algunas de esas personas tan amables, simpáticas y brillantes que han conocido en el CFR, y que al parecer han leído todos sus libros y artículos, no eran sino eficientes oficiales de inteligencia haciendo su trabajo. Desde que se convirtieron para ellos lo que en la jerga de inteligencia y espionaje se llama una "persona de interés", les crearon un expediente personal en el que se describe su vida y milagros. Ese expediente personal incluye minuciosos detalles de su vida económica, política, social, familiar y, por supuesto, sexual.

La técnica empleada por los oficiales de inteligencia del CFR es exactamente igual a la que usan los oficiales de inteligencia castristas para reclutar como agentes de influencia a los incautos que visitan la isla. Y no hay que olvidar que el mejor agente es el que no sabe (o no quiere saber) que ha sido reclutado. Si alguien me dijera que exagero, le respondería que tal vez me quedo corto. El CFR siempre ha usado el espionaje como una de armas secretas.

Por ejemplo, hace algunos años, Stephen Schlessinger, un académico experto en criptología, escribió un artículo en el que reveló algunas de las actividades de espionaje del CFR. Según Schlessinger, previamente y durante la Conferencia de San Francisco en 1945, que dio lugar a la creación de la ONU, los agentes del CFR espiaron a los delegados e interceptaron sus comuncaciones con sus países respectivos. Esta conocimiento de la información privada y confidencial de los delegados les permitió controlar por completo la Conferencia, lo que trajo como resultado que la Carta de creación de la ONU adoptada por la Conferencia es prácticamente la que se había escrito previamente en la Pratt House.

 

El espionaje: pasión de los Rockefellers

El CFR refleja la psicología, la mentalidad y los intereses, de sus creadores, los hermanos Rockefellers, en especial David y Nelson. Al igual que su abuelo John D., Nelson y David Rockefeller siempre sintieron una fascinación especial por las actividades de inteligencia y espionaje.

Debido al escándalo que desató cuando se descubrió, mucha gente ha oído hablar del Plan Camelot, una operación de Guerra psicológica del gobierno norteamericano, que se llevó a cabo en Chile como campo de pruebas para después implementarla en otros países de América Latina. Pero Camelot no fue ni la primera ni la última operación de guerra psicológica instigada por los Rockefellers contra países al sur de la frontera.

En American Propaganda Abroad, un libro escrito por un ex-funcionario de la Agencia de Información de los E.U., se describe con bastante detalle cómo los Estados Unidos comenzaron su primera campaña de guerra psicológica contra América Latina en 1938, con la creación de la Oficina de Asuntos Interamericanos en el Departamento de Estado, bajo la dirección de Nelson Rockefeller. Dos años después, Rockefeller fue nombrado supervisor de una operación de guerra psicológica en gran escala en América Latina.

Entre un grupo de documento secretos, luego desclasificados y hechos públicos, se halla un Memorandum sin fecha, originado en la Casa Blanca, en el cual se advierte que tales actividades "psicológicas" son demasiado polémicas para discutirlas abiertamente con el público norteamericano. "La propaganda es todavía una palabra horrible", continúa el documento, "y, en el año1940 [en el que se escribió el Memorándum], el gobierno no puede permitirse crear una oficina de propaganda. [Por consiguiente,] estas operaciones de guerra psicológica [cuyo objetivo es] influir en la opinión pública, deben permanecer ocultas bajo un manto de subterfugios."

En agosto de 1940, Nelson Rockefeller fue nombrado Director de Asuntos Culturales, y miembro de un equipo secreto de guerra psicológica, en la Oficina de Asuntos Interamericanos. Finalmente, fue nombrado Subsecretario de Estado para Asuntos Latinoamericanos en 1945. Poco más tarde, en el propio año 1945, Nelson fue nombrado Director del altamente secreto "Comité de los Cuarenta", encargado de supervisar las operaciones de guerra sucia de la CIA.

La Oficina de Servicios Especiales (OSS), la agencia de inteligencia precursora de la CIA, fue una creación de los banqueros de Wall Street, particularmente de los Rockefellers, para proteger sus intereses. Tanto William Donovan como Allen Dulles eran abogados de Wall Street y miembros del CFR. Cuando, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, el Presidente Truman (no miembro del CFR), bajo presión del Director del FBI G. Edgard Hoover (no miembro del CFR), decidió eliminar la OSS, Dulles, siguiendo instrucciones de Nelson y David Rockefeller, creó en secreto una agencia privada de inteligencia, que resultó ser la precursora de la CIA. Esta agencia se dirigía desde una oficina secreta en la Harold Pratt House, sede del CFR.

Es posible que haya sido allí, en la Pratt House, donde se trazaron los primeros planes para esa operación de guerra psicológica que hoy conocemos como el Bogotazo, y que marcó el comienzo de la Guerra Fría en este hemisferio. En ella jugó un papel cardinal un nuevo agente que habían recientementeen Cuba reclutado. Los conspiradores del CFR enviaron a su agente screto a Bogotá, Colombia, para que actuara como agente provocador, creara las condiciones necesarias para llevar a cabo el asesinato de Gaitán y los disturbios que destruyeron el centro de la ciudad, y crear pistas falsas para culpar de los sucesos a los comunistas. Siguiendo un guión cuidadosamente escrito, el Secretario de Estado norteamericano George Marshall (CFR), quien se hallaba en Bogotá presidiendo la Novena Conferecia Internacional de Cancilleres, inmediatamente acusó a los comunistas de haber asesinado a Gaitán e instigado los disturbios.

Este nuevo agente secreto del CFR no era otro que un joven cubano llamado Fidel Alejandro Castro Ruz.

Unos años antes del Bogotazo, el agente de inteligencia Willian Wieland (protegido de Sumner Welles, CFR), ya se había fijado en Fidel Castro. Wieland trabajaba en Cuba, bajo una cubierta de periodista para el Havana Post, con el pseudónimo de Arturo Montenegro. Desde que que Fidel era estudiante de bachillerato en el Colegio de Belén, Wieland lo consideró una "persona de interés", y así lo reportó a sus superiores.

Fidel se dio a conocer debido a que había entablado una reñida polémica con algunos dirigentes del Partido Comunista cubano, y ésta había llegado a la prensa. Pero fue debido a sus actividades gansteriles, que comenzaron desde que ingresó a la Universidad de La Habana, que los oficiales de la CIA en la Embajada norteamericana comenzaron a estudiarlo con más detalle. (Un informe secreto de la embajada norteamericana en La Habana a Washington, se refiere al primer asesinato cometido por Fidel Castro.) Una vez que los conspiradores del CFR comprobaron que el joven Fidel no sólo era un psicópata, sino que también carecía de toda noción de moral o ética, le dieron a sus agentes la luz verde para reclutarlo.

El reclutamiento se efectuó a comienzos del año 1948, y se llevó a cabo en una reunión en casa de Mario Lazo, abogado de muchos negocios norteamericanos en Cuba, y conectado con la embajada de los E.U. en La Habana. Castro asistió a esta reunión en companía de su amigo Rafael del Pino Siero, quien colaboraba con la CIA. En la reunión estaban presentes William Pawley, amigo de Allen Dulles (CFR, OSS); la Dra. Isabel Siero, tía de del Pino y agente de la CIA (hecho revelado por Philip Agee en su libro Diario de la CIA); y Richard Salvatierra (CIA), quien luego pasó a ser el oficial de inteligencia a cargo de controlar al nuevo agente.

Desde entonces, Fidel Castro no ha cesado de trabajar para sus amos del CFR, inicialmente a través de la CIA y luego directamente. En pago por sus importantes servicios, estos le han facilitado su permanencia en Cuba sin ser molestado, así como que engrose sus numerosas cuentas numeradas en los bancos de Zürich. Uno de los aspectos en que ha Castro ha demostrado su maestría es atraer incautos -- como el Che Guevara, los hermanos Ortega, el Sr. Obrador, Hugo Chávez y, más recientemente, algunos líderes musulmanes --, y reclutarlos bajo bandera falsa en su supuesta lucha contra el "imperialismo Yankee". Una de las técnicas favoritas usadas por los servicios de inteligencia, es la de crear su propia pseudo-oposición controlada.

Tanto la invasión de Bahía de Cochinos, como las guerras de guerrillas en América Latina y la invasión de Angola, fueron operaciones conjuntas Castro-CIA al servicio de los conspiradores del CFR. Tambien lo fueron la muerte del Che Guevara y el asesinato de Salvador Allende

Orlando Bosh y Edén Pastora intuyeron a tiempo que la combinación Castro-CIA era nociva para la salud, y eso les salvó la vida. Francisco Caamaño, Jorge Ricardo Massetti, Allende, el Che, y muchos ilusos más, tal vez lo hayan descubierto demasiado tarde, y pagaron caro por su error.

Más aún, tal parece que el acto terrorista que destruyó un avión de Cubana de Aviación en 1973, en el que perecieron todos los pasajeros, incluído el equipo olímpico cubano de esgrima, también fue una operación de autoprovocación llevada a cabo conjuntamente por Castro y la CIA. El principal indicio es que Beatriz Márquez, una popular cantante cubana, estaba de visita en Venezuela y planeaba viajar de regreso a Cuba en ese vuelo. Pero, poco antes de tomar el avión, alguien importante le ordenó de no hacerlo. Por esos entonces la Sra. Márquez estaba casada con un alto oficial de la guardia personal de Castro, y tal esto le salvó la vida. Los pobres muchachos del equipo de esgrima cumplieron sin saberlo una función útil: proveer a Castro de mártires para su "revolución".

Y, a pesar de la espesa cortina de desinformación creada por los agentes del CFR, todo parece indicar que el asesinato del Presidente Kennedy también fue una operación conjunta Castro-CIA. Aún más, hay indicios de que la inundación de los E.U. por drogas provenientes de América del Sur, también ha sido una exitosa operación conjunta Castro-CIA; una nueva Guerra del Opio eugénica, planeada por los conspiradores del CFR para destruir la fibra moral de los E.U. y facilitar la implantación de un estado totalitario en este país.

Por supuesto, Castro también participó como agente provocador al servicio de los banqueros de Wall Street en los sucesos del 11 de septiembre del 2001. Unos meses antes de los sucesos, Castro dio un largo periplo por varios países mulsulmanes, en los que incitó a sus líderes a atacar los E.U., asegurándoles que el rey imperialismta pronto caería, y que, cooperando entre todos, podrían poner a los E.U de rodillas. Por último, y para incitarlos aún más, les recordó a los líderes musulmanes que los Estados Unidos era en esos momentos un país débil, y que estaban siendo testigos de su debilidad.

En estos momentos Castro, con el apoyo de su sub-agente Hugo Chávez, lleva a cabo una importante operación de guerra psicológica contra los pueblos de América Latina. Esta operación, similar al Bogotazo, pero a escala continental, tiene como objetivo aterrorizar a las clases dominantes de latinoamérica con el miedo al Castro-chavismo, para que acepten sin protestar el ALCCA y luego el ALCA.

El ALCA no es sino el paso previo a la creación de la Unión Americana, que se extenderá desde Alaska hasta la Patagonia. La Unión Americana, bajo el férreo control de los banqueros del CFR a través sus instituciones finacieras internacionales -- sin descontar, si es preciso, las cañoneras y las tropas de fuerzas especiales -- conllevará la destrucción de las economías de los países al sur del Río Grande, la desaparición de la clase media, el enriquecimiento de unos pocos, y la pobreza más total de los obreros y los campesinos; exactamente igual a lo que ha hecho Fidel Castro enla Cuba actual que los altos ejecutivos del CFR tanto admiran.

En este proceso jugará un papel principal el Fondo Monetario Internacional (IMF), una institución creada y controlada por los banqueros de Wall Street. La mejor descripción de lo que es en realidad el IMF la dio el economista ruso Georgi Arbatov, en un artículo que tituló "Neo-bolsheviques en el IMF". Según Arbatov, los ejecutivos del IMF son una especie de "neo-bolsheviques que gustan de apropiarse del dinero de los demás, imponer reglas antidemocráticas en la economía y la política, y eliminar la libertad económica."

Arbatov no exagera. El IMF ha sido el causante directo de la ruina de todos los países, sin excepción, que han caído bajo su control económico. No en balde a las medidas que impone el IMF las llaman "tratamiento de shock". Tal como en el tratamientos psiquiátrico del mismo nombre, quienes no perecen durante el tratamiento, sufren sus consecuencias toda la vida.

 

Me imagino, que ahora mis lectores comprenderán mucho mejor lo que dije más arriba, de que los instrumentos metodológicos tradicionales de investigación histórica son insuficientes para analizar la historia reciente, y mucho menos los sucesos actuales, que casi nunca son lo que parecen ser. Si alguien me dijera que esta visión de la historia le parece demasiado paranoica y conspiratoria, le contestaría que precisamente eso es lo que son las organizaciones de inteligencia y espionaje, incluído el CFR: su trabajo consiste en mentir, desinformar, confundir, espiar y conspirar en secreto para llevar a cabo sus planes.

Contrariamente a lo escribió el señor Krauze en su artículo de Foreign Affairs, lo que se jugaba en México en estas elecciones no era si los mexicanos elegían a un candidato con ideas democráticas o a otro con ideas populistas, o que la elección de uno de ellos pudiera significar un retorno de la oligarquía al poder. Lo que en realidad se estaba jugando era la mera existencia de México como país independiente y soberano. Desafortunadamente, ninguna de las dos opciones era buena: o los mexicanos recibían el totalitarismo comuno-fascista del Nuevo Orden Mundial directamente desde la fábrica, en la Harold Pratt House de New York, o, reempaquetado en La Habana, a través del Concesionario Especial del CFR para América Latina, Fidel Castro.

Parodiando a Porfirio Díaz, bien podría decirse: ¡Pobre México! Tan lejos de Dios y tan cerca de Fidel Castro y del Consejo de Relaciones Exteriores.

En retrospectiva, la opción de llevar de nuevo al poder a la oligarquía mexicana nucleada en el PRI, a pesar de todos los males de autoritarismo y corrupción que se le atribuyen, tal vez no era la peor. Por lo menos la oligarquía tradicional nunca se propuso destruír el país. No hay que olvidar que, con todo lo malo que fue, el dictador autoritario Fulgencio Batista demostró ser mil veces mejor que el tirano totalitario Fidel Castro. Y hay una creciente opinión en Nicaragua de que los Somoza fueron mucho mejor que los Sandinistas . . . y de que hasta robaron menos.

En uno de los discursos de su campaña presidencial, el Sr. Roberto Madrazo, candidato del PRI, manifestó que el futuro de México no estaba ni con la derecha ni con la izquierda. Coincido totalmente con el Sr. Madrazo, especialmente en estos tiempos en que la derecha y la izquierda no son sino las dos caras de una misma moneda falsa.

Les ruego a mis compatriotas cubanos que tomen nota para un futuro próximo que se nos avecina a pasos agigantados.

------------
En mi artículo "México en la encrucijada", publicado hace unos pocos meses, afirmé en uno de los párrafos finales:

"Contrariamente a lo escribió el señor Krauze en su artículo de Foreign Affairs, lo que se jugaba en México en estas elecciones no era si los mexicanos elegían a un candidato con ideas democráticas o a otro con ideas populistas, o que la elección de uno de ellos pudiera significar un retorno de la oligarquía al poder. Lo que en realidad se estaba jugando era la mera existencia de México como país independiente y soberano. Desafortunadamente, ninguna de las dos opciones era buena: o los mexicanos recibían el totalitarismo comuno-fascista del Nuevo Orden Mundial directamente desde la fábrica, en la Harold Pratt House de New York, o, reempaquetado en La Habana, a través del Concesionario Especial del CFR para América Latina, Fidel Castro."

Me imagino que algunos de los lectores que no están al corriente de lo que se está tramando a nuestras espaldas hayan pensado que exageraba o que mi conclusión era festinada. Sin embargo, no hubo que esperar mucho tiempo para comprobar que no fue ni lo uno ni lo otro.

Si leen el artículo que acaba de ser publicado en el New York Times, verán que, como vaticiné, los mexicanos recibirán el totalitarismo comuno fascista del Nuevo Orden Mundial de una forma u otra. En este caso, al parecer los conspiradores del Council on Foreign Relations no confiaron en López Obrador, o tal vez su agente secreto Fidel Castro estaba ya demasiado enfermo para reempaquetar el totalitarismo que le iban a vender a México a través de Obrador, y decidieron enviárselo directamente desde la fábrica, a través de su agente secreto Calderón.

Como afirma el artículo que les copio a continuación, Calderón está haciendo exactamente lo mismo que los mexicanos temían que iba a hacer López Obrador. No es de extrañarse, por tanto, que Rossana Fuentes Berain, la directora de la edición es español de la revista Foreign Affairs, el órgano oficial del CFR, esté encantada con este giro de noventa grados de Calderón.

Lo más triste del caso es que, Krauze, que habló horrores de Obrador y hasta lo calificó de "mesías tropical" ahora ha hallado que tenía la razón en algunas cosas, y ahora justifica a Calderón por hacer lo mismo que criticó en Obrador. ¿Quién lo entiende?

Parodiando a Porfirio Díaz, bien podría decirse: ¡Pobre México! Tan lejos de Dios y tan cerca de Fidel Castro y del Consejo de Relaciones Exteriores.

Servando González.

The New York Times
December 8, 2006

Mexico Leader Swiftly Embraces Policies of His Leftist Opponent
By JAMES C. McKINLEY Jr.

MEXICO CITY, Dec. 7 - Felipe Calderón's presidency got off to a bumpy start last Friday when leftists heckled him during his oath of office, but during his first several days in the president's chair he has moved quickly to adopt some of their pet issues.

Right off the bat, he slashed his salary and those of other top officials by 10 percent and said the money would go toward social programs, adopting in one fell swoop one of his leftist rival's favorite campaign promises.

Then Mr. Calderón introduced a budget that slashed spending in his office and the Interior Ministry while raising spending steeply for public security and health care.

Finally, on Thursday, the president used his first out of town trip to highlight the poverty in Guerrero State and announced a program to pump money into 100 of the poorest towns in Mexico. He said closing the gap between rich and poor would be one of his top priorities.

"I know the enormous debt that Mexico owes to marginalized people and that this debt should be paid with acts of the government," he said.

His current stances are a far cry from the pro-business and free-trade postures of his campaign and seemed to reflect a willingness to acknowledge that almost as many people voted for his rival, Andrés Manuel López Obrador, the former Mexico City mayor who championed the cause of the poor, as for him.

"He's acknowledging that he has to address the issues that were legitimate in López Obrador's discourses," said Enrique Krauze, a historian and political analyst. "The issues were legitimate and he is saying he will tackle them."

Mr. Calderón has also made plain that he intends to take a firmer hand when it comes to law enforcement than did his predecessor, Vicente Fox, who had a reputation for being timid and hesitant in using force to end violent social protests.

One of the new president's first acts was to sanction the arrest this week of Flavio Sosa, the ringleader of leftist protesters who had held the southern city of Oaxaca in a state of anarchic siege for months.

For many Mexicans, the arrest of Mr. Sosa signaled the arrival of a law-and-order president after six years of Mr. Fox's tolerance of social unrest. Some critics, however, pointed out that Mr. Calderón has yet to take action against Oaxaca's governor, Ulises Ruiz, or any of the gunmen believed to be linked to his government who are responsible for killing at least 12 protesters and a journalist.

Still, even his critics said Mr. Calderón appeared to be trying hard to start his administration out as an active president willing to make tough decisions and break the inertia that characterized Mr. Fox's term. The former president was often criticized as well for not providing forceful leadership.
"He has tried to send the message that the era of the invisible government is over, that he's a hands-on man," said Denise Dresser, a political scientist and writer.

Mr. Calderón has also sent signals he is willing to take on some of the business interests who backed his candidacy. During his first major address to the nation, he said that he wanted to "remove obstacles that keep businesses and the economy together from growing" and that the country's businesses needed competitive prices that could only come from "fair competition without privileges."

His remarks were seen by many here as an clear allusion to Mexico's monopolies and cartels in critical industries that drive up the cost of everything from telephone service to cement.
Mr. Calderón's aides maintained the new president was not trying to appease the left, but only recognizing the needs of the country, where half the people live on less than $4 a day.

But other political analysts said that Mr. Calderón was clearly trying to build bridges across party lines by adopting the issues of his nemesis, Mr. López Obrador, and taking into account the strong vote for him.

"That's fine with me," said Rossana Fuentes Berain, an editor of the Spanish edition of Foreign Affairs and the editorial page editor for El Universal newspaper. "He's listening. He's not deaf and he's reacting to what needs to be done in this country."

Copyright 2006 The New York Times Company

 

 

 
 ----------------- ----------------------------------