Back to Intelligence Index

Carlos Wotzkow, ¿agente castrista?
Carta abierta a los lectores de Guaracabuya

Por Servando González

Copyright © 2007 por Servando González. Todos los derechos reservados.

(Nota a los lectores: al comienzo de este artículo usaré como fuentes unos pocos e-mails personales, pero en el resto fundamentalmente citaré artículos de fuentes que son del dominio público y fácilmente verificables. Mis comentarios aparecen entre corchetes [ ] )


Me imagino que los lectores de Guaracabuya estén al corriente de mi reciente polémica con Carlos Wotzkow. La polémica comenzó cuando Wotzkow escribió un virulento artículo ("El fundamentalismo ¿religioso? de Servando González) en el que me criticaba enconadamente debido a un artículo que yo había escrito sobre el darwinismo y la evolución, en el que no lo mencionaba ni directa ni indirectamente. En su artículo, Wotzkow me acusa repetidamente de fundamentalista religioso y, además, me hace una velada amenaza de muerte: "este mundo sería un lugar mucho mejor sin el fanatismo que profesas." En un segundo artículo que tituló "Servando González: Arzobispo de Mazorra", Wotzkow aumenta más el nivel de sus improperios, y me acusa de loco y de homosexual.

Lo primero que salta a la vista en esta polémica es que la reacción de Wotzkow ha sido mil veces superior a lo que justificaba el hecho inicial.

Pero, para entender un poco mejor este complicado asunto hay que comenzar por el principio. Por tanto, copio a continuación nuestro intercambio de e-mails, previos a la publicación de mi artículo "Darwinism's Green Box" (una reseña del libro de Michael J. Behe, Darwin's Black Box), comenzando con el que tuve la amabilidad de enviarle adjuntándole el susodicho artículo antes de enviarlo a Guaracabuya para su publicación, hasta el último, que me envió antes de publicar su primer artículo. (Por su importancia, que señalaré más adelante, he enfatizado en negritas algunos de los textos en los e-mails de Wotzkow. Los textos entre

From: Carlos Wotzkow
To: Servando Gonzalez
Subject: RE: Sobre darwinismo y evolución
Date: Mon, 18 Jun 2007 08:36:38 +0200

Servando,

Me leí tu texto sobre Darwin. No estoy de acuerdo ni en un 1%, pero es lógico si uno nota que no entiendes nada de evolución. El esquema del virus es una representación hipersencilla de esos organismos y no pasa de ser un esquema simplista, de ponertelo como en realidad son, creerías que se trata de una obra abstracta de un esquizofrénico iluminado. Pero igual, que quieres, que comente tu artículo? Lo publicarías?

Un afectuoso saludo

Carlos

----------

From: Servando Gonzalez
To: Carlos Wotzkow
Subject: RE: Sobre darwinismo y evolución
Date: Mon, 18 Jun 2007 19:55:27 -0700 (PDT)

Carlos:

Escribe tu critica al artículo y tu mismo la publicas en mi blog, al final del artículo, donde dice Comments. <http://truthlies.blog.truthlies.tv/>

Mientras tanto, envíame una foto tomada por microscopio electrónico de un virus bacteriofago, a ver si me convences de que en realidad parece "una obra abstracta de un esquizofrénico iluminado."

Un abrazo.

Servando.

----------

From: Carlos Wotzkow
To: Servando Gonzalez
Subject: Evolución y Genocidio
Date: Tue, 19 Jun 2007 12:16:24 +0200

Servando,

Distribuiré el artículo como siempre, a todos mis contactos. El problema que yo veo no es el de convencerte de nada, pues se nota que tienes una sospecha incurable en contra de la evolución en general. El problema es que llames genocidas, facistas y otras cosas a todos los que creen en la evolución, cuando sabes que son los religiosos, los del "intelligent design" incluidos, los que han hecho y estan haciendo cruzadas en contra de la ciencia, de la gente y de la vida ajena.

Sabes que yo te he considerado, en lo personal y además públicamente, una fuente de referencia respecto a la política cubana. En este tema, con mil perdones, no te has ganado ni mis respetos, así que ya puedes imaginarte lo fácil que será desacralizar todos tus argumentos, pero espera, que responderé a tu texto con el mismo ímpetu que tu has atacado a Darwin

Saludos

Carlos

PD. Te adjunto la representación lysoformática de un viruis sencillo, tal y como nosotros lo utilizamos, no para matar a la gente, ni para trabajar con las petroleras (acabáramos!), sino para bloquear sus efectos multiplicadores y curar. Entre otros, a gentes que se enferman con ligeras infecciones de las vías respiratorias. Creo Servando, que te has metido en un campo en el que no sabes ni papa. Y es una pena!

----------

From: Servando Gonzalez
To: Carlos Wotzkow
Subject: Re: Evolución y Genocidio
Date: Tue, 19 Jun 2007 08:10:03 -0700 (PDT)

Estimado Carlos:

Los positivistas lógicos dicen que cuando dos personas no están de acuerdo se debe o a que usan la misma palabra para denotar dos cosas distintas, o usan dos palabras para denotar la misma cosa. O sea, que para ellos el origen de todas las desavenencias es puramene semántico.

Yo estoy de acuerdo con ellos, siempre que las dos personas que tienen desavenencias sean personas honestas. Por tanto, no tengo dudas de que, en el fondo, nuestra desavenencias no son -- no pueden ser -- mayores.

Pero no pierdas de vista que mi artículo -- lo aclaro muy bien -- no está escrito desde un punto de vista científico, sino desde la perspectiva de inteligencia y espionaje. El objetivo de mi artículo no era tanto desacreditar el mensaje, sino a los mensajeros.

Por ejemplo, en el caso de la religión, aunque me considero cristiano, y trato de vivir acorde a los principios éticos del cristianismo, tengo la peor opinión de las iglesias, en particular de la iglesia católica.

En cuanto a que se nota que tengo una sospecha incurable en contra de la evolución en general, es evidente. Nunca he creído que la vida en este planeta evolucionó a partir de la materia inanimada. Tampoco creo que los cambios climáticos que estamos experimentado en todo el planeta -- el calentamiento global -- se deban a que los seres humanos manejen SUVs o se tiren demasiados peos.

Así que, para comenzar, sería bueno que comenzaras tu respuesta aclarando sin lugar a dudas que, contrariamente a mí, tu crees en la evolución.

Y paro aquí mismo, para no quemar los argumentos de mi contrarespuesta (a no ser que tu respuesta sea tan contundente que me convenzas de mi error y tenga que meterme la lengua en el delicado).

Mira, para que todo el mundo gane, le voy a enviar mi artículo a Miguel para que lo distribuya por Guaracabuya. Cuando tengas tu respuesta, también se la envías a Miguel, y así la polémica será productiva para todo el mundo. Dime si estás de acuerdo.

Y, por favor, aunque el tema sea requeteserio, no perdamos el sentido del humor, que la vida es muy corta para pasarla encabronado todo el tiempo. Una de las cosas que siempre me ha jodido de los políticamente correctos (quienes aquí en los E.U. son los máximos creyentes en la evolución) es su falta de sentido del humor.

Un abrazo,

Servando.

 

From: Carlos Wotzkow
To: Servando Gonzalez
Subject: Mi consejo
Date: Tue, 19 Jun 2007 21:14:17 +0200

Estimado Servando,

Dos veces me anunciaste que estabas a punto de atacar al darwinismo con no sé qué conspiraciones políticas. Dos veces te recomendé, como amigo tuyo que soy, virar los cañones en contra del ambientalismo mundial. Ahora en este mensaje me da la impresión que los confundes. Eso sería peor que creer en la honestidad de Fidel Castro!!!!

El e-mail que te adjunto es parte de mis records diarios, pues todo es registrado por si luego hace falta el memo. En él verás que no quería que te lanzaras contra algo que yo respeto porque trabajo con ello y porque sé que es una de las ramas más honestas y claras que tiene la ciencia.

Pero igual, mi consejo ahora sería que hicieras "delete" a ese disparatado artículo que has escrito y así me ahorarras terminar el mio, que será único, pero tan demoledor que no necesitaré contestar a tu "contra-respuesta". Basar tus comentarios en Michael J. Behe, que es el descrédito hecho Homo pocatus es, cuando menos, tirarte una palada de descredito analítico encima.

Todo esto, sin entrar a contar los disparates que hablas de la evolución y sus conspiraciones políticas. Coño Servando, reflexiona: crees que te informaste correctamente? Pretendías que aplaudiera un texto tan burdo? Yo no me considero tu enemigo, pero no me consideres un imbécil, pues si así lo haces el que falta el respeto eres tu.

Yo respeto a tu Dios y tu cristianismo, pero no me pides que les rinda honores. Eso te lo dejo a tí. El día que yo estudie religión va y le doy un puesto importante en mi escala de valores. Por eso tu, que no has estudiado nada de evolución, al menos debieras respetarla y no decir que los biólogos evolucionistas somos un puñado de inescrupulosos mentirosos. A dónde quieres llegar?

Sí, Miguel recibirá copia de mi texto como las recibe siempre que distribuyo mis textos y si lo quieres de mediador, pues ok. Pero atención, que yo no voy a lanzar mi texto sin adjuntar el tuyo, eso no sería inteligente de mi parte, pues me has dado por la vena del gusto tocando uno de mis temas profesionales favoritos y me has dado pie para lucirme.

Un abrazo

Carlos

--------

From: Carlos Wotzkow" <gundlachi@hotmail.com>
To: gundlachi@hotmail.com
[E-mail enviado a su lista de subscriptores]
Subject: Articulo para publicar
Date: Thu, 21 Jun 2007 15:16:48 +0200

Queridos todos,

El texto de este artículo contiene todos los links y las aclaraciones que permiten entender su existencia. Este texto sin embargo, no debe ser publicado en www.servandogonzalez.com Yo no autorizo a que ningún texto mio aparezca en esa página de la Internet.

Con afectos

Carlos

--------

 

Como se puede apreciar, hasta el 19 de junio del 2007, el intercambio entre nosotros había sido respetuoso y cordial. Sin embargo, los e-mails que Wotzkow me envía los días 19 y el 21 de junio marcan un cambio drástico en tono y contenido. En el primer artículo de Wotzkow ("El fundamentalismo ¿religioso? de Servando González"), que adjuntó a su e-mail del 21 de junio, los vituperios, las amenazas, y los insultos, llegan a un nivel de virulencia nunca alcanzado en ninguno de sus artículos anteriores -- los cuales se caracterizan por su lenguaje vituperativo, altisonante y obsceno. Al leerlo la pregunta que me vino a la mente, y que tal vez haya pasado por la mente de los lectores, fue, ¿Qué mosca lo picó? Más adelante analizaré los verdaderos motivos que creo tuvo Wotzkow para hacerlo.

 

Carlos Wotzkow, admirador de los artículos de Servando González

Uno de mis primeros contactos con Carlos Wotzkow -- a quien tan sólo he conocido por la Internet, nunca personalmente --, fue un encontronazo. Mi artículo "El extraño Encuentro de Jesús Díaz con la muerte" había sido publicado a comienzos de abril del 2002 en el sitio web CubaNuestraDigital, que dirige Carlos Estefanía. Unos pocos días después mi artículo generó una respuesta cargada de improperios -- pero sin refutar ninguno de mis puntos -- de parte de Elizabeth Burgos, y poco después Estefanía retiró mi artículo del su sitio web.

Elizabeth Burgos es una marxista venezolana que recibió entrenamiento militar en Cuba antes de comenzar sus actividades guerrilleras en América Latina. Burgos se casó con Regis Debray cuando éste se encontraba cumpliendo su condena en una cárcel boliviana por su complicidad con el Che Guevara.

Al comprobar que Estefanía había retirado mi artículo después de haberlo publicado, yo le refuté con un artículo que titulé "Cuba Nuestra se suma a la censura castrista". Este artículo generó una reñida polémica entre quienes me atacaban y los que me defendían.

Entre los que me atacaron por mi artículo estaba Carlos Wotzkow. Como acostumbra, Wotzkow no rebatió ninguno de los puntos expresados en mi artículo. El único argumento que esgrimió fue que, "Yo no escribiría contra un muerto, lo que no tuve valor de decirle en vida".

No voy a discutir aquí lo falaz de ese razonamiento. Baste decir que, por ejemplo, si nos rigiéramos por ese principio, Humberto Fontova no habría podido publicar su libro sobre el Che Guevara. Pero, ahora no recuerdo cuándo ni cómo, al parecer Wotzkow cambió de opinión, se comunicó conmigo, y ahí comenzó nuestro intercambio de e-mails e ideas.

Cualquiera que haya leído los dos artículos en los que me vitupera habrá llegado a la conclusión de que Wotzkow siempre ha tenido una pésima opinión sobre mí en lo personal y lo intelectual. Pero sus propias palabras parecen negarlo. Copio a continuación una serie de artículos donde me menciona, y pido a los lectores que saquen sus propias conclusiones:

"Mis amigos saben que parte de mi familia helvética se desenvuelve en círculos cercanos a la policía federal, la inteligencia europea y la investigación balística de la industria militar. Con ninguno de ellos hablo jamás de sus quehaceres profesionales cotidianos, pues con los frijoles no se juega y a ellos no les llama la atención el dominó. En cambio, he tenido el privilegio y el honor de poder escuchar en una de estas tertulias familiares (repleta de invitados vinculados a la inteligencia) a un amigo que, intrigado a su vez por mi procedencia y entrada en esta familia, aceptó recopilar información y hojear un poco sobre Cuba antes de aceptar ser parte de un coloquio."

"Así de claro y créenos, -- me han dicho antes de terminar nuestra larga conversación --, esos artículos quijotescos de tu amigo que me has recomendado leer*, son lo más equilibrado y racional que he visto entre todo el material de Cuba que hemos repasado en todo este mes."

 

*Se refiere a tres artículos del exiliado Servando González intitulados: Fidel Castro Supermole // El Extraño encuentro de Jesús Díaz con la muerte // Fidel Epiphany. Tomados todos de la Revista Guaracabuya.

(Carlos Wotzkow, "La Cuba de mañana: una mirada helvética", 2 de octubre del 2004)

------

"Queridos amigos,

Les recomiendo a todos la lectura del artículo de Servando González en contra del protagonismo absurdo que se le da en Miami a uno de los ex-secuases de Castro. ["Ex ayudante de Castro no revela nada nuevo."]

Una de las historias más rídiculas escuchadas a este señor es la de la quema que Castro hace de su ropa interior. Servando se burla elocuentemente del narrador y yo, de los tontos que se creen la historia.

Un abrazo y léanse con calma a Servando González, uno de los cubanos menos tontos que he tenido el privilegio de conocer.

Coño Servando, por qué te fuiste de Suiza? No las hubieramos pasado de maravilla con una Fondue delante!"

(Carlos Wotzkow, "Lectura recomendada")

------

From: Carlos Wotzkow" <gundlachi@hotmail.com>
To: gundlachi@hotmail.com
[E-mail enviado a su lista de subscriptores]
Subject: No dejen de leer y escuchar
Date: Fri, 20 Apr 2007 19:36:13 +0200

Queridos amigos

No sé si se han fijado que en los últimos meses, después de los truenes en el Miami Herald, este periódico se ha convertido en un periódico que sirve a algunos para hacer justicia de "mártires" castristas que el propio régimen ha olvidado. Sin embargo, los datos de Anabelle Rodríguez que se vierten en el artículo "Humbolt 7 y el hombre que delató a mi padre" me demuestran una vez más que la muerte de Jesús Díaz no fue natural. Si se leen el fantástico artículo de Servando González al respecto y ven el modus operandi que se describen en este texto del herlado [El Nuevo Herald], pues podrán imaginar el verdadero resultado de la autopsia.

Pero si quieren más, o sea, si desean vomitar copiosamente, vayan a la Cuba Nuestra de la princesa Estefanía de Suecia y vean la entrevista que el estalinista le ha hecho a la "bella" Rodríguez. http://www.cubanuestra.nu/web/article.asp?artID=3330

Con afectos

Carlos

 

Jesús Díaz y la revista Encuentro de la Cultura Cubana

Para entender bien lo que voy a exponer a continuación, sugiero a los lectores que no han leído mi artículo "El extraño Encuentro de Jesús Díaz con la muerte", que se detengan aquí y lo lean antes de continuar. (El artículo ha sido censurado en las páginas de Guaracabuya -- a eso me referiré más adelante --, pero pueden leerlo en < http://www.cubanet.org/opi/05150201.htm>) Para los lectores que ya lo han leído, y para los que no tengan el tiempo de leerlo en este momento, recapitularé brevemente de qué trata.

Según lo que expuse en ese artículo, la revista Encuentro de la Cultura Cubana, que dirigió Jesús Díaz hasta su muerte, ha sido desde su fundación un elemento clave de una operación de guerra psicológica de los servicios de inteligencia castristas. El objetivo principal de esa operación es,

"la neutralización política de los intelectuales y artistas cubanos no-castristas, tanto en el exilio como en Cuba, mediante la creación de lo que en inteligencia se conoce como un 'agente de influencia'. Aunque el término 'agente de influencia' generalmente se aplica a personas, también puede aplicarse a organizaciones de todo tipo, incluyendo medios de comunicación masiva."

"La Operación Encuentro se planeó alrededor del año 1990, y poco después entró en la fase operativa con el envío [al extranjero] de intelectuales cubanos pro-castristas "exiliados" cuyo objetivo era infiltrarse en las comunidades cubanas en el exilio, principalmente en México, España y los Estados Unidos. No es coincidencia que, a partir de ese momento, un grupo de intelectuales identificados con el castrismo, Jesús Díaz entre ellos, haya tomado sorpresivamente el camino del "exilio". Su misión internacionalista era penetrar y confundir ideológicamente a los intelectuales cubanos del exilio verdadero."

"No voy a mencionar en este trabajo los nombres de otros intelectuales involucrados en esta operación; ya habrá tiempo para ello. Baste decir que todo intelectual cubano que haya tomado el camino del exilio después de 1990, y que en un tiempo demasiado corto haya llegado a posiciones prominentes en el campo de la cultura o el arte en el país que lo acogió, es sospechoso."

En mi artículo no mencioné los nombres de los intelectuales a los que me refiero, pero luego alguien lo hizo por mí: Carlos Wotzkow. En la infinitud de artículos que ha escrito en los últimos cinco años, Wotzkow los ha mencionado repetidamente por sus nombres y acusado de ser agentes de influencia del castrismo. Según Wotzkow, ellos son: Carlos Estefanía, Raúl Rojas, Iván de la Nuez, Raúl Rivero y Alejandro Armengol. Aunque Wotzkow no lo menciona, a esta lista habría que agregar al más notable entre todos: Jesús Díaz.

Aunque considero que, de una u otra forma, algunos de estos individuos efectivamente actúan como sutiles agentes de influencia del castrismo, esto no quiere decir que piense que todos lo hagan conscientemente y mucho menos que todos sean agentes de la inteligencia castrista. La mayor parte de ellos se formó en la Cuba post-Castro, y no hay que olvidar aquello de que la clase dominante no sólo vence, sino que también convence. Además, los oficiales de inteligencia saben bien que el mejor agente es el que no sabe, o no quiere saber, que ha sido reclutado.

Sin lugar a dudas, "El extraño Encuentro de Jesús Díaz con la muerte" es un trabajo que le ha hecho daño a los planes y las actividades subversivas de la inteligencia castrista en contra del exilio. A pesar de que fue censurado en varios sitios web, alguna gente logró leerlo y se lo recomendó a sus amigos. Poco tiempo después, el escritor César Leante tocó el tema de Encuentro, y le dedicó un capítulo completo de su libro El largo brazo de Castro. En su libro Leante usa mi artículo como fuente principal de información.

Leante no es un caso aislado. En su artículo "Jesús Díaz, Comme Ci Comme Ça", Esteban Casañas Lostal cuenta que,

"Impulsado tal vez por la curiosidad sobre las acusaciones que siempre pesaron sobre Jesús Díaz como agente encubierto del régimen de Castro, anduve hurgando por la Internet en búsqueda de alguna información, y creo que el material más importante sobre esa controversial persona es el artículo escrito por Servando González titulado; 'El extraño encuentro de Jesús Díaz con la muerte'"

Escribí este artículo hace cuatro años y, aunque ha generado algunos ataques personales, hasta el momento nadie ha intentado refutarlo. Jorge A. Pomar, un blogger cubano residente en Alemania, lo reconoce en un reciente artículo "El lugar de Encuentro dentro del espectro del exilio", en el que afirma que "Los editores de Encuentro en la Red nunca han refutado las graves imputaciones de Servando González y César Leante."

 

¿Quién es realmente Carlos Wotzkow?

Entre los oficiales de inteligencia circula el dicho de que, "Para los militares la primera vez es casualidad, la segunda coincidencia, y la tercera, acción enemiga. Por el contrario, para los oficiales de inteligencia no existen casualidades ni coincidencias. Para ellos, la primera vez ya es una acción del enemigo." Lo sorprendente es que rara vez se equivocan.

Y, según lo que él mismo afirma en varios de sus artículos, en la vida de Carlos Wotzkow existen demasiadas coincidencias. Algunas de ellas verdaderamente difíciles de explicar. Veamos:

 

1. Según datos aportados por él mismo en su biografía que aparece en Guaracabuya, Wotzkow es un ornitólogo cubano que en 1982 se negó a participar en un proyecto secreto que consistía en crear viruses transmisibles y usar aves migratorias para introducirlos en los Estados Unidos en ataques de guerra bacteriológica. Debido a que se negó a continuar participando en el proyecto, Wotzkow fue declarado "persona no confiable", y el Departamento de Seguridad del Estado le inició un expediente y lo mantuvo bajo vigilancia. Por esa y otras razones, Wotzkow decidió abandonar la isla, y ahora vive en el exilio en Suiza.( Carlos Wotzkow and J.A. Kemp "ICBMs in Cuba: Today's Threat" 2002)

En otro artículo Wotzkow explica cómo, durante los dos años que trabajó en ese proyecto secreto, observó personalmente a científicos cubanos trabajar en el proceso de creación de los viruses. Cuando algunos de los científicos se dieron cuenta de los verdaderos objetivos de su investigación, se negaron a continuar trabajando en las investigaciones, y esto motivó su expulsión. Debido a esto, Wilfredo Torres, Presidente de la Academia de Ciencias de Cuba, concibió la creación de la Ley Especial 501, que declaraba a estos científicos "enemigos del estado", y los substituyó por trabajadores militares.

El centro en cuestión al que se refiere Wotzkow es parte del llamado "frente biológico". En otra parte de este artículo, Wotzkow explica que su experiencia de primera mano ocurrió en el Instituto de Zoología, donde trabajó desde diciembre de 1979 hasta marzo de 1982 en que fue expulsado.("West Nile Virus: Bioweapon or Divine Punishment?" by Carlos Wotzkow, Miguel A. Faria, Jr., M.D., Agustin Blazquez and Jaums Sutton, Nov. 22, 2002)

En otro artículo, Wotzkow cuenta que, "En 1980 el Dr. Fernando González viajó a Nueva York y a Washington junto al Lic. Hiram González y al técnico Noel González. Estos tres individuos, que nada tienen de trillizos, a no ser su idéntico odio (ampliamente declarado y confirmado por su empleo) contra el pueblo norteamericano, llegaron de regreso a Zoología enseñando muchas fotos. Habían estado en las instituciones más prestigiosas de la ciencia mundial (el espía invitado a registrar la casa propia) y volverían otras veces más. ¿Les queda alguna duda? Pues lo siento. Tres meses más tarde, comenzó a construirse en el Reparto Atabey el Frente Biológico y 10 meses después, salían por el techo (eran expulsados) 25 investigadores no confiables políticamente a engrosar las listas del ya desproporcionado desempleo." (Carlos Wotzkow, "Cría Castros y te matarán los cuervos".)

Aunque las referencias que hace Wotzkow son algo contradictorias, se infiere que, si no en el proyecto central, al menos trabajó por año y medio en actividades periféricas relacionadas con una operación castrista de guerra bacteriológica. Dadas las características supersecretas de tal proyecto, es lógico pensar que los participantes en el mismo hayan sido personas de total confianza del régimen y que, además, hayan sido sometidas a un riguroso chequeo de sus vidas, incluyendo su pasado, su familia, sus amigos, etc. Es difícil de explicar cómo Wotzkow, que luego demostró no ser confiable para el régimen, pudo escurrirse a través de tan fino tamiz y logró trabajar en el proyecto, aunque haya sido en su periferia.

 

2. Después de haber sido expulsado del Instituto, Wotzkow hace, según sus propia palabras, "dos aleccionadoras visitas a los calabozos de Villa Marista" [Cuartel General de la Policía Política del Régimen]. (Carlos Wotzkow, Biografía Abreviada, Guaracabuya). O sea, es detenido, conducido a la jefatura de la policía política castrista, alojado por varios días en uno de los calabozos de ese centro, e interrogado repetidas veces.

Es de todos conocido las presiones psicológicas que se ejercen en contra de los opositores en Cuba, y estas presiones se acrecientan cuando están detenidos en los calabozos de la seguridad del estado. El propio Wotzkow cuenta, tal vez basado en experiencia propia, como,

" en Villa Marista, los presos cubanos parecen no tener nombres y por desgracia, aunque pueda parecerles absurdo, tampoco son llamados por un número. Allí cumplen cadena "el gusano" (tal vez un disidente de esta última generación), "el vende patria" (un pobre balsero fracasado), "el gallina" (uno que lloró durante el amañado juicio) "el cocalero" (uno que al parecer se negó a integrar Sendero Luminoso), "el mandarria" (un demente al que las autoridades del penal utilizan como violador según el aburrimiento y los niveles de sadismo) y muchos otros olvidados más." (Carlos Wotzkow, "El estereotipo es también culpable.")

"Imagínese que usted ha caído preso en Cuba por tener desavenencias con el gobierno (según mis fuentes, más del 42 % de los detenidos se raja al segundo día y le juran al instructor de los interrogatorios que lo único que querían era ganarse la pira pa' Mayami."). . . "Imagínese que usted es de los presos duros. De los más co que ha dado Cuba. ¡Sin discusión, Maceo era una pulga al lado suyo! Pues bien, ¿qué se hace usted cuando el oficial del MININT le pone a su hija adolescente frente a un inmenso negro con el miembro erecto y le dice: "por ahora ella sólo lo ve, pero si tu no cooperas, entonces hasta tu lo sentirás"? ¿Qué hace usted? ¿Coopera, o dejas que a tu hija la viole un energúmeno, que a lo mejor es otro preso, que quizás no tiene conciencia de lo que hace, y que a lo mejor está enfermo de SIDA y jamás pagará por sus actos?" (Carlos Wotzkow, "Atención: a la diáspora.")

A lo anterior bien pudiera añadirse, "Imagínese que usted ha caído preso en Cuba por tener desavenencias con el gobierno, y después de ser violado en una de las celdas de Villa Marista por uno de esos energúmenos, le enseñan el video en el que todo ha quedado grabado para la posteridad. ¿Qué haría usted? ¿Cooperaría con ellos en todo lo que le ordenen o se negaría, y dejaría que le mostraran el video a sus familiares y amigos?"

 

3. Wotzkow decide aprender a pilotar, y su instructor de vuelo es René González Sehwerert, oficial de la inteligencia castrista, quien años después es apresado en los E.U. como parte de la "Red avispa" y ahora cumple condena por espionaje en una prisión norteamericana.

"From:"Carlos Wotzkow" <gundlachi@hotmail.com>
To:gundlachi@hotmail.com
[E-mail enviado a su lista de subscriptores]
Subject: Más coincidencias (vean fotos)
Date: Tue, 16 Jan 2007 19:13:10 +0100

Queridos todos,

En efecto, el tal Miguel Cossio parece ser el hijo del HP agregado cultural de la Embajada Mexicana. Los comunistas toman Miami. Pero hoy les traigo otra cosa. Según una afirmación de un agente de la CIA, el espía convicto René González, antiguo instructor de pilotaje de este servidor de ustedes, no es sólo espía, sino hijo bastardo de Fidel Castro." . . . "Yo compartí muchas horas de vuelo y de conversación con René y puedo asegurarles que el parecido va incluso más allá de lo que vagamente se observa en estas dos fotografías.

Con afectos.

Carlos Wotzkow.

Según los detalles aparecidos en el juicio, González Sehwerert (alias Castor), era un ciudadano norteamericano que se especializaba en compilar datos que enviaba a los servicios de inteligencia castristas sobre las particularidades y las actividades de los grupos políticos anticastristas en el exilio.

Es difícil de explicar cómo Carlos Wotzkow, una persona "no confiable" que luego es declarado "enemigo del estado" por el régimen, y que ha sido interrogado en Villa Marista, la jefatura de la seguridad castrista, logra establecer contacto y mantener relaciones de amistad con un oficial de la inteligencia castrista para tomar lecciones de vuelo. Según su propia confesión, durante su entrenamiento Wotzkow sostiene largas conversaciones con René González.

Es bueno recordar que el trabajo de todo oficial de inteligencia no es de 9 a 5 de lunes a viernes, sino 24/7. Es decir, los oficiales de inteligencia siempre están en activo. No existen records de esas conversaciones a las que se refiere Wotzkow, y la cabina de un pequeño avión es un lugar ideal para conversar con absoluta privacidad. Además, piloto de avión es una habilidad muy útil para un espía en el caso de que, en una emergencia, tenga que abandonar rápidamente el país en que opera.

Como dato interesante es bueno aclarar que Wotzkow nunca había mencionado sus relaciones personales con González Sehweret hasta después de que éste fue apresado.

 

4. En uno de sus artículos Wotzkow cuenta su salida de Cuba:

"Apenas dos días después de mi liberación de Villa Marista, un mulato que trabajaba para la Seguridad del Estado me dijo, en la tenebrosa oficina 070 del aeropuerto internacional José Martí, 'que si no me portaba bien y no les alertaba sobre los intereses de los gringos que trabajaban conmigo, ellos se inventaban la historia más inverosímil, la hacían gráficamente creíble, y me cagaban la vida'".

"Ya antes en Villa Marista me habían preguntado sobre el paradero de mi uniforme de Ranger, porque un tipo que se había hecho piloto deportivo, buzo, y tenía conocimientos de alpinismo no podía trabajar con norteamericanos mirando pajaritos. Por lo menos un aprendiz de espía debía ser." (Carlos Wotzkow, "Propaganda castrista: modo de empleo")

En este artículo Wotzkow añade dos nueva habilidades a la de piloto: buzo y alpinista, las que al parecer aprendió después de haber sido declarado "enemigo del estado". La más interesante es la de alpinista. Adiestrarse en las técnicas de alpinismo en Cuba, donde la montaña más escabrosa puede subirse a lomo de burro, no tiene mucha lógica, por lo que los alpinistas en Cuba no abundan. Pero el alpinismo puede ser una habilidad muy útil para un agente cuya misión requiera que resida en un país rodeado de montañas, cuya Fuerza Aérea mantiene un estricto control del espacio aéreo -- por ejemplo, Suiza.

 

5. Carlos Wotzkow abandona el país en 1992 y se ubica en Suiza. Poco después se casa con una ciudadana de ese país cuya familia "se desenvuelve en círculos cercanos a la policía federal, la inteligencia europea y la investigación balística de la industria militar." (Carlos Wotzkow "La Cuba de mañana: una mirada helvética" , 2 de octubre del 2004.)

El hecho de que, entre tantas mujeres suizas haya dado la extraordinaria casualidad de que un recién llegado al país establezca relaciones y luego se case con una mujer cuya familia es cercana a la policía federal, la inteligencia europea y la investigación balística de la industria militar suiza, es un coincidencia tan grande, que logró despertar la curiosidad de uno de los amigos de los parientes de su esposa. Como el mismo Wotzkow explica, "intrigado a su vez por su procedencia y entrada en esta familia", este oficial retirado de la inteligencia suiza le hizo algunas preguntas sobre el tema. (Carlos Wotzkow "La Cuba de mañana: una mirada helvética", 2 de octubre del 2004.) Los oficiales de inteligencia son gente muy suspicaz.

En "El extraño Encuentro de Jesús Díaz con la muerte", afirmo que todo intelectual cubano que haya tomado el camino del exilio después de 1990, y que en un tiempo demasiado corto haya llegado a posiciones prominentes en el campo de la cultura o el arte en el país que los acogió, es sospechoso.

Wotzkow tomó el camino del exilio en 1992, el mismo año en que lo hizo su amigo Jesús Díaz y, según sus propias palabras, poco después trabaja en una importante universidad. Además, no es fácil explicar cómo alguien que conoce de la existencia de un proyecto supersecreto de guerra bacteriológica de tal naturaleza, que se negó a continuar trabajando en él, y que, por esa razón, fue declarado enemigo del estado y es monitoreado de cerca por la policía política castrista, es autorizado a emigrar legalmente del país.

A diferencia de exiliados como el Dr. Emilio (Millo) Ochoa, ex-senador y signatario de la Constitución de 1940, que tuvo que trabajar por muchos años de taxista en Miami, Wotzkow pertenece a la generación del llamado "exilio de terciopelo", que entró al exilio por la puerta grande. Wotzkow nunca tuvo que trabajar de taxista, ni solicitar trabajo en una oficina de correos. A poco de llegar a Suiza comienza a trabajar en una Universidad.

"De mis méritos en la Universidad de Berna no tengo que dar pruebas a Servando González. Allí me gano mis frijoles en un mundo extremadamente competitivo y dinámico al cuál Servando González jamás pudo entrar." (Carlos Wotzkow, "Servando González: Arzobispo de Mazorra".)

Como veremos más adelante, después de haberse establecido en Suiza como exiliado cubano, Wotzkow sigue manteniendo relaciones con miembros de la inteligencia castrista fuera y dentro de la isla.

 

6. Mientras reside como exiliado en Suiza, Wotzkow mantiene relaciones amistosas con Jesús Díaz, un exiliado cubano de quien se sospecha que haya sido oficial o al menos colaborador cercano de la inteligencia castrista. "Jesús Díaz me explicó una vez por teléfono los motivos por los cuales no aceptaba los textos de Servando, que le rogaba insistentemente que le publicara algo." (Carlos Wotzkow, "Servando González: Arzobispo de Mazorra")

Según propia confesión, Wotzkow también mantiene contacto con oficiales de la inteligencia castrista residentes en Cuba:

 

7. "Queridos amigos, El trabajo que les adjunto va dedicado al ecologismo de Castro. Se lo debo a las informaciones de mis buenos amigos Agustín Blázquez y Graça Salgueiro, así como a gente vinculada a la inteligencia [castrista]. Por favor, publiquen y distribuyan como gusten." (Carlos Wotzkow" gundlachi@hotmail.com, To: gundlachi@hotmail.com [E-mail enviado a su lista de subscriptores], Subject: Para publicar, artículo alcoholizado, Date:Sat, 21 Apr 2007 15:08:09)

 

8. Otro contacto: "El autor acaba (aparentemente) de restablecer el contacto con un miembro del MININT de su más íntima confianza. Después de dos años de silencio, este graduado en contrainteligencia militar ha vuelto a dar señales de disconformidad con el sistema que le paga. El motivo del contacto en este caso, ha sido el ver mí nombre en un memo que "circula" actualmente en su área de operatividad.

"El "informe" menciona el "Manual Wotzkow para acabar con Castro", publicado por el "Opositor" (revista digital de Puerto Rico). Desde su publicación el 5 de Noviembre del 2005, 321 récords (en 4 provincias) de la policía política hacen mención del mencionado "manual". Unas 1,622 acciones de desobediencia civil ocurridas después de la fecha mencionada "pudieran" estar vinculadas al mismo." (Carlos Wotzkow, "MININT: ¿100% confiable?")

 

9. Otro más:

"Auténtico el sebáceo, como cuando le pidió a Raúl Castro que le autorizara a portar una pistola porque tenía tantos enemigos que no podía ni dormir ¡Pendejón!. Raúl Rivero con una Makarov 9mm (Nº 138 908 en el lateral derecho y fabricada en la Izhmek Izhevsky Mekhanichesky Zavod, según consta en documentos controlados a mi petición)." (Carlos Wotzkow, "La tristeza de Raúl Rivero")

¿Dónde están esos documentos, "controlados" a su petición, y quiénes le han enviado esa información a Wotzkow? Es obvio que los documentos están en Cuba, en los archivos del MININT, y sólo miembros de esa organización pueden haberle enviado la información a Wotzkow.

 

10. Otro:

"Imagínese que usted ha caído preso en Cuba por tener desavenencias con el gobierno (según mis fuentes, más del 42 % de los detenidos se raja al segundo día y le juran al instructor de los interrogatorios que lo único que querían era ganarse la pira pa' Mayami." (Carlos Wotzkow, "Atención: a la diáspora.")

Obviamente, las fuentes a las que Wotzkow se refiere son miembros en activo del Ministerio del Interior o de la Inteligencia castrista.

 

11. Otro contacto más:

"Yo, Carlos Wotzkow, ofrezco la suma de 10'000 dólares americanos al agente cubano que me facilite una lista con los más de 82'000 nombres de informantes regulares del MININT. A los que me crean tonto, sólo la aclaración de asegurarles que ya cuento con más de 2'000 nombres comprobables." (Carlos Wotzkow, "Oferta pública a los esbirros de Castro.")

Como los únicos que tienen acceso a esas listas son los oficiales del MININT, la única forma de que Wotzkow haya obtenido 2,000 nombres comprobables de informantes tiene que haber sido a través de uno o varios oficiales del propio MINIT.

 

12. Más contactos:

"Miren, en estos momentos en Cuba hay miembros del MININT que se juegan su vida mandando información al exilio. Esos, tienen 100 veces más co y capacidad de daño al régimen, que los que tanto lloriquean en sus comunicados. En estos mismos instantes, hay miembros de la inteligencia cubana (no ex-disidentes que lloran porque no pueden cobrar un cheque en la Western Union) que confían más en mí, que en esos panelistas de renombre y buenos modales de TV Martí." (Carlos Wotzkow, "Atención: a la diáspora.")

Es difícil de explicar cómo oficiales en activo del MININT puedan confiar en un exiliado supuestamente anticastrista.

 

13. Otro más:

"Una fuente digna de confianza [en el G2] acaba de confirmarme que 'las Damas de Blanco es un grupo bajo control de la seguridad y diez minutos después de que tomen una decisión ya el G2 está enterado. Blanca (Reyes) es dirigida cual marioneta con hilos desde una oficina del departamento 9 que tiene base en Madrid'". (Carlos Wotzkow, "Atención: a la diáspora")

 

¿Cómo se explica que un ornitólogo que fue declarado enemigo del estado castrista mantenga tantas relaciones amistosas con miembros de la DGI y el MININT? El sólo hecho de que haya tantos miembros de la inteligencia castrista que confían en Wotzkow, es razón más que suficiente para no confiar en él.

 

Cui bono

En el curso de esta polémica se me ha acusado de muchas cosas. Entre ellas, la peor -- no por el hecho en sí mismo, sino por la importancia que algunos le han dado -- es la de haber alterado maliciosamente una foto de Wozkow que apareció publicada en mi sitio web www.servandogonzalez.org, hecho que he negado rotundamente desde el principio

La primera noticia de que una foto en mi sitio web había sido alterada me la dio Miguel Uría en una llamada telefónica, en la que me preguntó si había leído el último artículo de Wotzkow. Recuerdo que le respondí que no, y que no pensaba hacerlo. Uría me respondió que debía hacerlo, pues Wotzkow me acusaba de algo muy grave: que yo había alterado una foto suya que aparecía en mi artículo "¿Evolución en la revolución?"

Al principio confieso que no entendí a qué se refería Uría. En el artículo en cuestión en mi sitio web aparecen tres ilustraciones: la foto de la botella que se dice contenía un homúnculo, una foto de la cubierta del libro con el informe del SRI, y una foto de la página web de la Universidad de Berna, donde aparece la información sobre Wotzkow. Pero, después de leer apresuradamente el artículo, descubrí que Wotzkow se refería a su foto. Sin embargo, cuando verifiqué la página tal como aparecía en mi sitio web en ese momentos, comprobé que la foto era la misma que yo había colocado, la cual no presentaba alteración alguna.

El hecho de que alguien alteró un foto en mi sitio web no lo pude comprobar hasta mucho después, cuando recibí un fax de un lector de Guaracabuya que, por pura casualidad, había impreso el artículo tal como apareció en determinado momento en mi sitio web. Evidentemente la foto fue alterada. Más bien pudiera decirse que fue ligeramente caricaturizada. La caricaturización consiste en que la boca de Wotzkow aparece ligeramente más abierta y sus dientes ligeramente más grandes. Y enfatizo la palabra "ligeramente", porque personas que no hayan visto la foto original difícilmente notarían que ésta a sido alterada.

El facsímil original, es parte de un screen shot (o sea, una copia fiel) de la página con la información de Wotzkow tal como aparece en el sitio web de la Universidad de Berna. Lo único que hice fue reducirla proporcionalmente, para que cupiera en la página de mi artículo. Consideré necesario incluir el facsímil de la página, pues la misma es un documento que prueba que Wotzkow no es biólogo, y mucho menos biólogo molecular, como afirma ser, sino tan sólo un "research assistant/technician" del Cardiovascular Research Center. Mi objetivo era demostrar que, ya que Wozkow no es biólogo, y mis críticas en el artículo sobre el libro de Behe estaban centradas en los biólogos evolucionistas, Wotzkow no tenía motivo alguno para tomarlas como una ofensa personal.

En el artículo en el que responde a mi afirmación de que no es biólogo, Wotzkow trata de negarlo en su estilo característico; con un ataque personal: "Entonces el loco indaga por toda la Internet sobre mi calidad profesional. Encuentra una foto mía del DKF de cardiología (vieja, pues ahora estoy mucho más feo y ya no trabajo allí) y se horroriza al saber que yo sólo era asistente de investigación y técnico en la Universidad de Berna." (Carlos Wotzkow, "Servando González: Arzobispo de Mazorra")

Pero existe evidencia documental de que Wotzkow ha inflado sus credenciales académicas. Su artículo "El Ambiente y la Ecología en Cuba", (actualizado el 27 de MAYO, 2007) publicado en el sitio web de la FAEC, se describe como, "Reveladores informes sobre el estado del ambiente y las políticas ecológicas en Cuba, por el biólogo Cubano Carlos Wotzkow, exiliado en Suiza." http://www.mitosyfraudes.org/Cuba.html. En un artículo titulado "Calentamiento Mental" (Primera parte) publicado en el mismo sitio web, Wotzkow se describe como "Biólogo molecular Cubano -Exiliado en Suiza" http://www.mitosyfraudes.org/Polit/Mental-1.html

Pero si uno va a la página web del sitio del Cardiovascular Research Center en la Universidad de Berna (http://www.cvrc.dkf.unibe.ch/content/archive/carlos_wotzkow/index_eng.html, y hace click en el menú VIEW, y luego selecciona SOURCE, comprobará, que la página web en la que aparece la información sobre Wotzkow fue creada el 22 de julio del 2006,(<meta name="DC.Title.Alt" content="Carlos Wotzkow" /> <meta name="DC.Date" content="2006/07/22" />). No obstante, en "Al buen vino lo llaman pan y al peor de los mendrugos, vino", un artículo que escribió mucho antes, en enero del 2001, Wotzkow se califica a sí mismo en dos ocasiones como biólogo:

"Es sorprendente buena la literatura socialista generada por Habermas, pero me considero un biólogo liberal más unido al Rawls europeo," y "He escrito de casi todo lo que me interesa y ahora, sin saber su utilidad (y los biólogos liberales debiéramos ser utilitarios en todo momento)."

De lo anterior se infiere que, o en el 2001 Wotzkow era biólogo en el departamento de biología molecular de la Universidad de Berna, y en el 2006 había sido rebajado de categoría al cargo de técnico asistente de investigación en el Centro de Investigación Cardiovascular de la propia universidad, o la calificación de Wotzkow como biólogo molecular no pasa de ser una fantasía.

Por otra parte, en otro artículo, el propio Wotzkow confirma que no es biólogo:

"La Universidad de La Habana por ejemplo, permitía mi ingreso a cursos de Postgrado (sistemática y ecología) sin ser yo un biólogo egresado de la universidad.", ("Carlos Wotzkow y su experiencia en Cuba." Entrevista (resumida) con Eduardo Prida, ex oficial del Buró de Investigaciones Científicas de la DAAFAR, de Carlos Wotzkow).

 

Pero volvamos al tema de la acusación que se me hace del supuesto delito de haber adulterado una foto de Wotzkow que apareció en mi sitio web. Como en todo caso donde se estudia un hecho criminal, la primera pregunta que se hace un investigador es cui bono; un término del latín que significa ¿quién se beneficia?

Los posibles sospechosos de haber cometido ese hecho criminal somos yo, algún enemigo de Wotzkow, y el propio Wotzkow.

Pero no hay que olvidar que fui yo quien usó la foto como documento clave para probar que Wotzkow miente en relación a su calificación académica. El haber adulterado la foto, destruyendo el valor de la evidencia, equivaldría a destruir mi propia credibilidad. Por tanto, las posibilidades de que haya sido yo quien alteró la foto son remotas.

También podría haberlo hecho uno de los muchos enemigos que Wotzkow se ha ganado en tantos años de escribir artículos en los que insulta a sus adversarios. Pero, aparte del hecho de que el esfuerzo supera con creces a los beneficios, esa posibilidad es también remota.

De modo que el único sospechoso que nos queda es el propio Wotzkow. De hecho, la única persona que se beneficia destruyendo mi credibilidad es Carlos Wotzkow. Si, tal como se me imputa, la foto hubiese sido alterada por mí, eso probaría que no soy una fuente confiable. Por consiguiente, todo lo que he escrito sobre Wotzkow, y sobre el castrismo y sus aliados y agentes, carecería valor.

Por tanto, lo único que tiene lógica es que Wotzkow se las haya arreglado para colarse en mi sitio web, cambiado la foto por algunas horas, creado el problema, lo haya divulgado, y luego haya vuelto a poner la foto original en su lugar.

Si alguien duda de que es relativamente fácil entrar a un sitio web y cambiar información dentro de éste, les proporciono algunos links para que puedan comprobar lo fácil que resulta:

<http://www.2600.com/hacked_pages/>
<http://www.g4tv.com/techtvvault/features/3418/Hack_This_Site_pg2.html?detectflash=false>
<http://www.unknowncountry.com/news/?id=515>

Como información adicional, les diré que hace pocos años un hacker se coló en el sitio web de la CIA y les colocó decenas de fotos en las que caricaturizaba la Agencia.

Está demás decir que el site de la CIA ha sido diseñado por profesionales, es monitoreado las 24 horas del día por los técnicos más calificados, está hospedado en los servidores más poderosos, y protegido con todas las barreras (fire walls) necesarias para que eso no ocurra. Por el contrario, mi sitio web es un sitio personal, en el que no realizo transacciones comerciales, y que cuenta tan sólo con las más primitivas barreras de seguridad.

Más aún, en la investigación sobre el hecho que realizó Elías Seife, el webmaster de Guaracabuya, éste descubrió que, aunque la pagina original donde ocurrió la alteración se había creado con Adobe PageMill, las sustituciones de las fotos no se habían hecho con ese programa.

Para quienes se interesen por los detalles técnicos, abundaré que Adobe PageMill es un viejo programa que Adobe dejó de vender, y abandonó totalmente, hace más de siete años. Todavía lo uso porque lo domino, me permite hacer lo que necesito, y, fundamentalmente, porque no quiero aprender uno nuevo. Pero, para usar PageMill, que no funciona con el sistema X de las Macs actuales, tengo que usar una Mac G3 con sistema 8.6. En términos computacionales, se trata de una computadora de la edad de piedra. Y dudo que a estas alturas haya muchas personas que todavía usen Adobe PageMill para crear páginas web.

De modo que, si la alteración de la imagen no la hice yo, ni ninguno de los enemigos de Wotzkow, lo único que cabe es que la haya hecho el propio Wotzkow. Pero, por otra parte, no creo que Wotzkow tenga los conocimientos técnicos necesarios para hacer tal tipo de trabajo. Sin embargo, como Wotzkow es la única persona que se beneficia con la alteración y sustitución de la foto, hay que llegar a la conclusión que esto fue llevado a cabo por amigos de Wotzkow. Amigos que, pensándolo bien, tal vez tengan aún más interés que el propio Wotzkow en minar la credibilidad de mis trabajos.

 

Wotzkow el censor

Si nos remitimos a los e-mails que Wotzkow me envió antes y después de que yo publicara mi articulo sobre el libro de Behe, se evidencia que estaba tratando de evitar a toda costa que lo publicara. Para esto recurrió primero al consejo "Dos veces me anunciaste que estabas a punto de atacar al darwinismo con no sé qué conspiraciones políticas. Dos veces te recomendé, como amigo tuyo que soy, virar los cañones en contra del ambientalismo mundial.", "Pero igual, mi consejo ahora sería que hicieras "delete" a ese disparatado artículo que has escrito", y luego a la amenaza, "El e-mail que te adjunto es parte de mis records diarios, pues todo es registrado por si luego hace falta el memo. En él verás que no quería que te lanzaras contra algo que yo respeto".

Y, como vieron anteriormente, no es esta la primera vez que Wotzkow ha tratado de censurarme. Recuerden que con su falaz argumento de que, "Yo no escribiría contra un muerto, lo que no tuve valor de decirle en vida", se puso de parte de dos de sus supuestos enemigos, Carlos Estefanía y Elizabeth Burgos, cuando estos me censuraron mi artículo "El extraño Encuentro de Jesús Díaz con la muerte".

Pero, como veremos más adelante, esta no es la primera vez que, en su afán de censurar información perjudicial para el castrismo, Wotzkow se alía con los enemigos que dice combatir.

 

Hace unos años Juan Vivés (pseudónimo de Andrés Alfaya, un ex-oficial de la inteligencia castrista exiliado en Francia), sacó a la luz una información extremadamente dañina para el castrismo. Según Alfaya, su tío, el ex-presidente cubano Osvaldo Dorticós, le había comentado que Salvador Allende no se había suicidado, sino que Patricio de la Guardia lo había asesinado siguiendo órdenes de Castro.

A mí en particular no me sorprendió la noticia, pues tan sólo confirmaba un rumor que oí en Cuba hace muchos años. Además, recuerden que ambas, Beatriz y Laura, la hija y la hermana de Allende, se "suicidaron" en Cuba en extrañas circunstancias.

Cómo se imaginan, esta información es extremadamente perjudicial para Castro. Si esto se comprueba, los izquierdistas, socialistas y comunistas procastristas del mundo entero tendrían que meter la cabeza en un cubo.

Por tanto, para contrarrestarla, inmediatamente el agente de influencia castrista Raúl Rivero, quien alega que conocía a Alfaya, le restó valor a la información. Según Rivero, Alfaya es oriundo de su mismo pueblo en Camagüey, nunca perteneció a la inteligencia castrista, no era familia de Dorticós, y no pasa de ser un inventor de fantasías.

Pero, veamos quién se suma a Rivero en su campaña para desacreditar a Alfaya.

"Carlos Wotzkow" <gundlachi@hotmail.com>
To: gundlachi@hotmail.com
Subject: Sobre Juan Vives
Date: Thu, 13 Jul 2006 10:32:12 +0200

Querido amigos, este e-mail es extrictamente privado.

Ayer recibí una llamada de un amigo en Madrid para contarme que él se encontraba en casa de Raúl Rivero (esto fue antes de la feria del libro de Miami) cuando Juan Vives lo llamó por teléfono. Según palabras de este amigo, Rivero contó después, y en estado de euforia prepotente, que Vives, que en realidad se llama Andres Afaya, le había rogado aceptar un pacto de no agresión verbal y pública porque -- a decir de Rivero -- "él sabe bien que yo si lo conozco y sé que todo lo que cuenta es mentira".

En un artículo publicado en Encuentro en la Red, Juan Vives parece haber cumplido con el pacto y llama a Rivero "mi amigo", pero luego, tal parece que Rivero se destapó hablándo mál de él (no tengo los textos) en aras de cumplir con Ileana de la Guardia (su verdadera amiga en Francia), y con sus futuros amigos de influencia en Cuba. Vives le contrarresta en un texto titulado Los Falsos Profetas, es un texto pésimo, que copia el estilo de otros textos igualmente intitulados y que saca a la luz el dime que te diré de ewsta gentuza.

Al parecer el tal Vives es un iletrado y sólo se dedicó en Cuba a ser lleva y trae y a chivatear pues era pariente de un alto funcionario de Castro (no estoy seguro que sea realmente el sobrino de Osvaldo Dorticós) si no por la burda acción de llamar por teléfono en este primer mundo a un enemigo potencial y regalársele así a un fantoche como Rivero. El detalle deja ya mucho que decir de ese super-agente que se las da de sábelo todo. Repito, leer los textos de Servando.

Un abrazo y agradezco todo tipo de feedback sobre el personaje.

Carlos

Los anteriores no son casos aislados. Por ejemplo, en un artículo que tituló "Opiniones para leerlas", Wotzkow contrapone a Montaner con Armengol:

"Carlos Alberto Montaner cree, en principio, que lo único que hace falta es esperar a la muerte de Fidel Castro para empezar a ver los cambios políticos dentro de la isla." . . . "Alejandro Armengol sabe que la dictadura en Cuba se mantendrá intocable durante años, aún después de la muerte del tirano." . . . "Carlos Alberto Montaner cree en la fuerza económica, política y moral del exilio cubano." . . . "Alejandro Armengol sabe, porque lo ve y lo palpa en el día a día de Miami, que el número de cubanos con dinero interesados en regresar a Cuba no pasará del 3%. Que las generaciones que han llegado a los EEUU después de 1989 son más pro-castristas que las que se han quedado en Cuba, y que el arsenal moral del exilio languidece con esa generación apaleada, insultada y desmoralizada por una abulia patriótica incurable."

¿Y, con quién se alía Wotzkow en esta diversidad de criterios? Por supuesto, con el derrotista Armengol, uno de los agentes de influencia de Castro que tanto critica.

"Por eso creo que Carlos Alberto Montaner, a pesar de ser un agnóstico convencido, es un fervoroso y perdido creyente." [Ojo: Wotzkow ya está a punto de acusar a Montaner de fundamentalista religioso.] "Por eso digo que Armengol no está errado (aunque me reviente el hígado). Armengol conoce la arcilla que moldea."

 

Wotzkow el agente castrista

Un concepto clave en la profesión de inteligencia y espionaje es el de "tradecraft", un término difícil de traducir al español, pero que esencialmente se refiere a las rutinas operativas -- el modus operandi -- que caracterizan a cada servicio de inteligencia en particular. Los especialistas en contrainteligencia afirman que basta tan sólo con observar por unas horas la forma en que actúa un agente u oficial de inteligencia, para determinar si éste pertenece al Mossad, la KGB, la CIA, el MI6, la DGI, o a otro servicio de inteligencia

Los servicio de inteligencia castristas han sido extremadamente eficientes en penetrar y comprometer las organizaciones anticastristas en el exilio. Ello se deben, esencialmente, a que, contrariamente a los castristas, los anticastristas no tenemos un país, ni fuerzas armadas, ni servicios de inteligencia que protejan nuestros intereses. Por el contrario, somos el minúsculo apéndice de un país controlado por las mismas fuerzas que pusieron a Castro en el poder hace más de 60 años y lo han mantenido ahí desde entonces. Pero, a pesar de todo su poder y habilidad, la inteligencia castrista ha sido incapaz de ocultar el tradecraft de sus agentes.

Las características más importantes del tradecraft de los agentes que los servicios de inteligencia castristas han infiltrado entre las filas del exilio anticastrista son:

  • 1. Todos muestran un odio visceral contra Fidel Castro,
  • 2. Este odio visceral no se debe al hecho de que Castro es un tirano sanguinario, sino a que es comunista,
  • 3. Según ellos, Castro llegó al poder con ayuda de los comunistas, y sigue siendo un agente al servicio de Moscú y del comunismo internacional,
  • 4. Nunca critican al exilio tradicional,
  • 5. Se acercan a figuras del exilio tradicional y alimentan sus egos,
  • 6. Son simpáticos, agradables, y prototipos del "cubanazo",
  • 7. Algunos de ellos, como Juan Pablo Roque y René González, son pilotos de aviación -- una habilidad muy útil en el caso de que haya que abandonar precipitadamente el país en que operan para ir a refugiarse a 90 millas.

En el caso de Carlos Wotzkow, podría añadir algunas características, evidenciadas en los artículos en los que me ataca, que apuntan directamente hacia La Habana: En Cuba, Castro sistemáticamente ha acusado a sus opositores de locos (los internan en Mazorra y en otros centros psiquiátricos), de fanáticos religiosos, y de homosexuales. No hay que olvidar que las UMAPS no sólo eran campos de concentración para recluir a homosexuales, sino también a no-homosexuales acusados de homosexuales por oponerse al castrismo, y a minorías religiosas que se oponían al régimen, tales como los Testigos de Jehová.

Los únicos epítetos que hasta ahora Wotzkow no ha usado contra mí son "lumpen", "escoria", y "gusano", pero, como fiel imitador de su Máximo Líder en Cuba, no me sorprendería que lo hiciera en cualquier momento.

 

¿Pánico en la DGI?

El segundo artículo que Wotzkow escribe contra mí, "Servando González: Arzobispo de Mazorra", alcanza un extraordinario nivel de agresividad y vituperio. Y aquí cabe uno preguntarse, aún si todo lo que Wotzkow dice de mí fuese cierto -- que no lo es --, ¿alquien podría pensar pensar que soy una persona peor que Fidel Castro o su hermano Raúl? Sin embargo, una simple ojeada a los múltiples artículos en los que Wotzkow menciona al tirano y a su hermano, muestra que ninguno de estos alcanza el nivel de agresividad y vituperio expresado en los artículos en los que me ataca, en particular el segundo. Por consiguiente, algo debe haber en mis artículos que desató esa guerra de tierra arrasada contra mí de parte de Wotzkow y sus mentores, al punto que los hizo cometer dos graves errores.


Al final de mi artículo "Evolución en la revolución", uso el ejemplo de cómo los corredores de toros en Pamplona se valen de un periódico enrollado para lanzar al toro en una pista falsa, y luego aclaro que,

"Lo que quiero destacar con mi metáfora del periódico es que, de la misma forma que los conspiradores inventaron el comunismo soviético y lo mantuvieron vivo artificialmente hasta que se desplomó (véanse los libros del profesor Antony Sutton Wall Street and the Bolshevik Revolution y National Suicide: Military Aid to the Soviet Union) y luego crearon la Alemania nazi (léase del propio Sutton Wall Street and the Rise of Hitler), destruir los periódicos ideológicos no resuelve nada si no acabamos con la fuente. Si mañana mismo desaparecieran del planeta el comunismo y el fascismo, los conspiradores crearían de la nada otras ideologías semejantes. De hecho, ya vimos que, según el documento del SRI, planean convertir a la humanidad al gnosticismo."

"Por muchos años los cubanos anticastristas del exilio -- y debo aclarar una vez más que me refiero a los de verdad, no a los agentes castristas infiltrados en el exilio -- , cegados por el meme anticomunista, no han querido ver quiénes son sus verdaderos enemigos. Este ha sido un grave error por el que hemos pagado perdiendo todas las batallas contra Castro. Afortunadamente, según lo que he leído últimamente en la prensa y en las páginas de Guaracabuya y otros sitios web, más y más cubanos están descubriendo quiénes son y han sido sus verdaderos enemigos todos estos años."

O sea, que lo que propongo es un cambio de estrategia en la lucha contra el castrismo.

Según mi teoría, las fuerzas poderosas que pusieron a Castro en el poder, y que lo han promovido y protegido todos estos años, nunca han estado en el Kremlin, sino en Wall Street.

Por supuesto que, aunque basada en abundante evidencia, esto no pasa de ser una teoría. Es más, puede que mi sugerencia sobre cuál deba ser la nueva estrategia a seguir no sea la más adecuada. Pero lo que nadie se atrevería siquiera a afirmar es que la estrategia usada durante casi medio siglo en la lucha contra Castro ha sido efectiva. La prueba de que no lo ha sido es el hecho de que todavía estemos aquí en el exilio, mientras Castro se mantiene en Cuba. Pero, ¿quién es la persona que se beneficia directamente con que los cubanos anticastristas del exilio sigan empleando una estrategia inefectiva en su lucha contra el castrismo? Obviamente, el único beneficiado es Fidel Castro.

Por consiguiente, es probable que los oficiales de la inteligencia castrista que monitorean de cerca Guaracabuya se hayan preocupado ante la amenaza que representa mi teoría, y decidieron neutralizarme intelectual y moralmente para evitar que más cubanos descubran quiénes son sus verdaderos enemigos. Pero, como dije anteriormente, en su desesperación cometieron dos errores graves.

 

Dos errores

El primer error:

En su artículo "Servando González: Arzobispo de Mazorra", Wotzkow afirma que,

"Resulta llamativo que la respuesta que Servando me dedica haya sido distribuida en PDF para que los webmasters se vieran obligados a montarla junto con una foto mía tomada de la Universidad de Berna y en donde me deforma el rostro electrónicamente hasta hacerme lucir aterrador."

Pero esa acusación, como todas las que gratuitamente me hace Wotzkow, no se ajusta a la verdad. A la única publicación a la que sistemáticamente he enviado mis colaboraciones en los pasados cinco años es Guaracabuya. Como Guaracabuya no publica fotos ni ilustraciones, siempre le envío mis colaboraciones en formato .RTF (Rich Text Format), un formato creado por Microsoft que garantiza que los documentos creado en distintos tipos de software de word processing conserven su formato original y no pierdan los signos diacríticos (acentos, tildes, diéresis, etc.). Elías Seife, el webmaster de Guaracabuya, puede confirmar que ese fue el tipo de formato que usé para enviarles las dos partes de mi artículo "¿Evolución en la revolución?".

Yo, que soy el dueño de mi sitio web, no reviso cada día cada una de las noventa o más páginas que lo componen. Por tanto, como no creo que Wotzkow tampoco lo haga, tiene que haber sido alguien que monitorea de cerca mi sitio web (probablemente la misma persona que alteró la foto) quien le avisó a Wotzkow de la existencia de la foto alterada. Es probable que Wotzkow haya creado un documento .PDF (Portable Document Format, un tipo de documento creado por Adobe, que permite una reproducción tipo facsímil de un documento gráfico, incluso a colores y con fotos y dibujos), o alguien lo haya creado por él, para mostrarlo como prueba de que su foto en mi sitio web había sido adulterada.

A pesar de que se lo pedí varias veces durante una larga conversación telefónica que sostuvimos, los editores de Guaracabuya se negaron a decirme quién les había enviado el documento .PDF original en el que aparecía la foto adulterada, alegando que eso no tenía importancia. Pero, por el contrario, como he mostrado anteriormente, el hecho es sumamente importante. En realidad es un hecho clave para comprender cómo se inició este problema de la foto, inflado artificialmente fuera de toda proporción.

Sin embargo, gracias al lapsus freudiano cometido por Wotzkow, en el que menciona la existencia de un documento .PDF que yo no creé, tengo grandes sospechas sobre quién fue esa persona.

 

El segundo error:

En el mismo artículo, Wotzkow afirma que,

"Jesús Díaz me explicó una vez por teléfono los motivos por los cuales no aceptaba los textos de Servando, que le rogaba insistentemente que le publicara algo. A la muerte de Díaz, Servando se desquito el agravio con el muerto, acusándole de todas las cosas que en vida no tuvo cojones de decirle. En un e-mail de Mayo del 2002 Servando me preguntó mi opinión sobre su artículo en contra de Jesús Díaz y mí respuesta fue clara: 'Yo no escribiría contra un muerto, lo que no tuve valor de decirle en vida'."

Pero, no creo que esto se ajuste a la verdad.

En primer lugar, aunque Wotzkow no da una fecha precisa, pues se refiere a varias conversaciones amistosas, lógicamente esta tuvo que ser antes de la muerte de Díaz. Pero, antes de mi artículo sobre la extraña muerte de Jesús Díaz, mi nombre y los del director de Encuentro no aparecen relacionados en forma alguna. Por otra parte, me imagino que en los años que fue director de Encuentro, Jesús Díaz haya recibido cientos de manuscritos que decidió no publicar. Por consiguiente, la posibilidad de que mi nombre haya salido a relucir en una conversación entre Jesús Díaz y Carlos Wotzkow es una casualidad tan remota que no merece ni siquiera considerarse.

En segundo lugar, porque, conociendo a Wotzkow y la forma en que opera, si en mayo del 2002 Wotzkow hubiese sabido que yo le había enviado un artículo a Jesús Díaz, que este había rechazado por cualesquiera razones, en ese momento hubiese esgrimido ese argumento para destruir mi credibilidad, y no se hubiera limitado a hacer el estúpido comentario sobre no hablar mal de los muertos. Pero no lo hizo. Y no lo hizo, por la sencilla razón de que no lo sabía.

Por tanto, basándome tan sólo en deducciones lógicas a partir de la evidencia, voy a dar mi versión de los hechos:

Artículos como "El extraño Encuentro de Jesús Díaz con la muerte", y "¿Evolución en la revolución?" son el tipo de trabajo que a los oficiales de la DGI que controlan a Wotzkow no les conviene que lean los cubanos en el exilio y mucho menos los de la Isla. Por tanto, se dieron a la tarea de hallar algo que se me pudiera imputar para desacreditarme. Para ello movilizaron a sus numerosos agentes en el extranjero, entre ellos Annabelle Rodríguez -- la hija de Carlos Rafael Rodríguez que impúdicamente dirige Encuentro. Después de horas de búsqueda en los archivos electrónicos del difunto, hallaron el e-mail que le envié a Díaz en el que le adjuntaba para su consideración un artículo sobre la crisis de los cohetes de 1962. Annabelle se lo envió la a sus controladores en La Habana, y éstos a su vez le pasaron la información a Wotzkow.

Repito, no poseo evidencia documental que pruebe esta teoría. Por consiguiente, si alguien tiene elementos de juicio que provean una explicación mejor, le ruego la dé a conocer.

 

Guaracabuya en peligro

Se podría objetar que si, tal como asevero, Carlos Wotzkow es un agente secreto de los servicios de inteligencia castrista, ¿cómo se explica que se haya dedicado sistemáticamente a atacar a personas de las cuales se sospecha que sean agentes de influencia del castrismo?

La respuesta a esa interrogante está en los propios artículos de Wotzkow. Un análisis cuidadoso de sus ataques a estas personas revela que, debido a su característica de ataques personales, carecen de efectividad. Esto ya lo notó una lectora de su libro Natumaleza cubana. En una reseña publicada en Amazon.com el 2 de octubre de 1999, Niurka Calero Alayón expresó:

"The purpose of the book is excellent in the sense that takes stand as a critic of the policy of the Cuban goverment related to biology and conservation, but it does this based on personal arguments with other biologists. This generates controversy among readers which defeats at the end the objective of the book."

Además, cuando la importancia del asunto lo requiere -- como en el caso de desprestigiar una fuente que ha publicado algo dañino para el castrismo--, Wotzkow se suma a los agentes de influencia castrista que dice combatir. Estos son lo casos en que se alió con Estefanía en contra mía por mi artículo sobre Jesús Díaz, con Raúl Rivero en contra de Alfaya por lo de su artículo sobre el asesinato de Allende, y con Armengol en contra de Montaner.

Wotzkow ha actuado en esta forma porque, a diferencia de esas otras personas, que fueron enviadas a varios países para infiltrarse en publicaciones liberales o procastristas encubiertas, la tarea de Carlos Wotzkow era mucho más delicada e importante, por eso había que cimentar cuidadosamente su bona fides de anticastrocomunista furibundo entre los grupos genuinamente anticastristas del exilio. La tarea de Wotzkow consistía en infiltrase en el órgano del exilio que más daño le estaba haciendo al castrismo. La publicación que, a pesar de sus esfuerzos, hasta ahora la DGI no había podido penetrar: la revista electrónica Guaracabuya, órgano de la Sociedad Económica de Amigos del País.

El propio Wotzkow lo confirma cuando, tal vez actuando como vocero de sus amos en La Habana, admite que:

" Guaracabuya, de la Sociedad Económica de Amigos del País. Esa página de Internet, dirigida por bravísimos cubanos de la Organización Auténtica, es la más temida del MININT. (Carlos Wotzkow, "Oferta pública a los esbirrros de Castro.")

Hace unos años Wozkow visitó Miami, y conoció personalmente a Miguel Uría. Luego Uría se lo presentó a su vez a varias figuras clave del exilio histórico, con quienes Wotzkow se reunió en varias ocasiones. Lo que ignora ese grupo de cubanos del exilio histórico es que, antes de conocerlos, Wotzkow había estudiado cuidadosamente los expedientes de cada uno de ellos, y sólo puso en sus labios las palabras que ellos deseaban escuchar. Por eso pudo manipular sus egos tan fácilmente.

Es interesante descubrir que Wotzkow se ajusta al perfil del tipo de agente castrista que ha logrado penetrar exitosamente al exilio histórico. En un artículo sobre Wotzkow, alguien lo describe como "un cubanazo". Eso significa, chistoso, mal hablado, y dado a la especulación y la chismografía.

 

Desde el momento en que leyeron mi artículo sobre Jesús Díaz y Encuentro, Carlos Wotzkow y sus mentores se percataron de lo peligroso que yo les resultaba para sus planes de penetración ideológica del exilio. Como les es imposible rebatir mi artículos con pruebas, desde ese momento han estado tratando de censurarlos. Finalmente lo han logrado, aunque no totalmente, porque todavía existe libertad de expresión en la Internet.

Por eso a Wotzkow le molestó tanto el simple hecho de que yo hubiese creado mi propio sitio web:

"Pero la loca analista de inteligencia me contaba hace dos semanas lo contenta que estaba de poder tener su sitio propio. ¿Por qué tuvo que abrir un sitio propio la loca mimética y semióloga de LA? Me temo que haya sido porque cada día resultaba más difícil que alguien publicara las pajas mentales a las que nos tiene acostumbrados. Y porque además de loca y arrebatada, ahora se nos muestra como una egocéntrica incurable." (Carlos Wotzkow, "Servando González: Arzobispo de Mazorra".)

Aunque me considero un analista de inteligencia calificado, profesión que aprendí por mi mismo, nunca he trabajado, ni he estado relacionado en forma alguna con un servicio de inteligencia, ya sea el Mossad, la CIA, el MI6, la KGB, o la DGI. Mis conocimientos de inteligencia, contrainteligencia, y espionaje son teóricos, no prácticos. Como nunca he sido entrenado por un servicio de inteligencia, conozco las técnicas en teoría, pero no tengo lo que se llama "experiencia operativa". Esto explica el por qué caí en las trampas que me tendió Wotzkow al fingirme amistad.

Sin embargo, esto también prueba que no tengo entrenamiento operativo en las técnicas de espionaje. Un agente entrenado no hubiese tratado a Wotzkow en los términos cordiales en los que lo hice. Un agente entrenado habría creado, tal como Wozkow acostumbra a hacer, un expediente personal a cada uno de los individuos con los que mantiene relaciones amistosas.

 

Por todo lo que he expuesto anteriormente, hay que llegar a la triste conclusión de que el objetivo que la inteligencia castrista había estado persiguiendo por muchos se ha convertido en una realidad: Guaracabuya ha sido penetrada por los servicios de inteligencia castrista. Por consiguiente, hasta que no se tomen las medidas necesarias para eliminar esta penetración, Guaracabuya no es un medio de información confiable, y los artículos que allí se publiquen, sobre todo por personas de las cuales se sospecha que sean agentes del castrismo, deben ser leídos con mucho cuidado.

En particular me refiero a artículos como "¿Cómo acabar con Castro?" y "Oferta pública a los esbirros de Castro", de Carlos Wotzkow. En el primer artículo Wotzkow define lo que llama un "Manual para un cubano clandestino y exitoso.", en el que enumera 10 puntos para empezar esta lucha clandestina contra el régimen.

Según el propio Wotzkow,

"Desde su publicación el 5 de Noviembre del 2005, 321 récords (en 4 provincias) de la policía política hacen mención del mencionado "manual". Unas 1,622 acciones de desobediencia civil ocurridas después de la fecha mencionada "pudieran" estar vinculadas al mismo." (Carlos Wotzkow, MININT: ¿100% confiable?)

Pero, como no es posible verificar que esta información que suministra Wotzkow sobre le efectividad de su Manual sea cierta, hay que suponer que, por el sólo hecho de venir de la fuente que proviene, debe ser todo lo contrario.

En otra parte del mismo artículo, Wotzkow pregunta:

"Si la Internet está sumamente controlada. Si los que tienen acceso a la World Wide Web son todos elementos de "confianza" para el sistema. ¿Cómo es posible que un documento elaborado recientemente en el exilio haya llegado tan rápido al pueblo? "

Como Wotzkow no ofrece una respuesta, yo voy a dar la mía: tal vez algunos de los puntos del Manual de Wotzkow sean convenientes para el castrismo. Por consiguiente, la seguridad castrista se está encargando de divulgarlo rápidamente entre el pueblo cubano.

Desafortunadamente, algunos aspirantes a la lucha clandestina contra el régimen castrista han caído en la trampa. Esto se infiere de este artículo de Wotzkow,

"Carlos Wotzkow es el autor del 'Manual para acabar con Castro' (ampliamente difundido en Cuba y en el exilio) y cuyos efectos en ciertos sectores de la economía cubana ya se han hecho notar. (<http://www.amigospais-guaracabuya.org/oagcw160.php>). Hasta la fecha, Wotzkow ha recibido 232 mensajes anónimos no solicitados desde Cuba y otros 41 no anónimos a los que ha sugerido cero protagonismo y la más férrea clandestinidad." (Carlos Wotzkow, "Oswaldo Payá: la marioneta premiada de Fidel Castro.")

 

En el segundo artículo, Wotzkow informa que,

"Yo, Carlos Wotzkow, ofrezco la suma de 10'000 dólares americanos al agente cubano que me facilite una lista con los más de 82'000 nombres de informantes regulares del MININT. A los que me crean tonto, sólo la aclaración de asegurarles que ya cuento con más de 2'000 nombres comprobables. Mi oferta es estrictamente privada, la pago con dinero de mi bolsillo, no dependo y ni pertenezco a partido político alguno, no me debo a nadie, no la quiero para extorsionar a nadie, sino para facilitar la justicia y no el borrón y cuenta nueva."

No creo que ningún agente del MININT sea tan ingenuo de aceptar la oferta, y revelarle a Wotzkow su identidad para cobrar los 10,000 dólares. Si alguno lo hace, me imagino que verá acortarse su vida considerablemente.


En "Atención: a la diáspora", otro artículo publicado en Guaracabuya el 16 de septiembre del 2006, que ya he citado anteriormente, Carlos Wotzkow expresa con bastante detalle los motivos por los cuáles no se debe confiar en ningún miembro de la llamada "disidencia interna" en Cuba. Pero hay un problema grave con este artículo. Gran parte de él es una transcripción fiel de palabras y conceptos que he oído en varias oportunidades de boca de Miguel Uría en conversaciones telefónicas. De hecho estos conceptos reflejan una parte importante de la política editorial de Guaracabuya, que consiste en considerar todo tipo de disidencia interna en Cuba como controlado por la seguridad castrista.

De modo que, lo más probable, es que Wotzkow le haya grabado a Uría una de sus conversaciones y, como parte de su tarea de manipular los egos de los miembros del exilio histórico, la haya usado como base para escribir su artículo. Pero, dado el hecho de que Uría nunca ha protestado por tamaño plagio, también existe la posibilidad de que las ideas que Uría me ha repetido varias veces por teléfono no sean originales de él, sino de Wotzkow. Si este fuera el caso, resultaría que uno de los conceptos claves de la política editorial de Guaracabuya ha sido creado por una persona que todo indica que es un agente de los servicios de inteligencia castristas.

 

El verdadero motivo de los ataques de Wotzkow

No es una coincidencia que los ataques de Wotzkow a mi persona hayan comenzado poco después de haber aparecido en Google Video la Introducción a la serie de programas de video TruthLies, que preparo en colaboración con Xzault Media Group de California. Al final de la Introducción se anuncian algunos de los progrmaas que produciremos en esa serie. Entre ellos hay dos que son extremadamente peligrosos para Castro y sus amos de Wall Street: "Treason in America: The Council on Foreign Relations", y "The CFR-CIA-Castro Connection".

La presente es una fase clave para la supervivencia del castrismo. En estos momentos está a punto de culminar un plan cuidadosamente delineado hace unos años en los conciliábulos secretos del Council on Foreign Relations: la continuación de una tiranía sostenible en Cuba después de la muerte del tirano. Elementos clave de ese plan son la humanización de la figura de Raúl Castro y la creación de una nueva imagen de Fidel Castro como víctima inocente de las maquinaciones de la CIA. La humanización de Raúl comenzó hace rato. Los recientes "descubrimientos" de documentos que prueban como la CIA ha tratado de asesinar a Castro en múltiples ocasiones (pero, convenientemente, nunca lo logró), son parte de este plan.

El embargo comercial norteamericano nunca tuvo como objetivo contribuir a la caída del régimen castrista. Por el contrario, le proporcionó a Castro la excusa necesaria para justificar el fracaso total del castrismo en lo económico, político y social. Pero, con la próxima muerte de Castro, el embargo se convierte en un obstáculo para el raulismo. Por tanto, otro elemento importante de este plan es la suspensión del embargo comercial para que las empresas norteamericanas puedan comerciar libremente con el régimen de Raúl Castro.

Como expliqué anteriormente, algunos de mis artículos han sido altamente perjudiciales para los planes castristas de penetración ideológica del exilio anticastrista. Por consiguiente, tiene lógica que, al igual que lo han venido haciendo con Guaracabuya, los servicios de inteligencia castrista ahora monitoreen mi recientemente creado sitio web.

De modo que, a pesar de que la falta de civismo y educación de este falso biólogo son sólo superadas por su falta de hombría e integridad, no creo que su incomprensible reacción ante mi artículo sobre el libro de Behe tenga nada que ver con el darwinismo, la evolución, o antipatía personal. Lo más probable es que la mosca que picó a Carlos Wotzkow haya sido una llamada que recibió desde Cuba.


Como todo análisis de inteligencia y espionaje, las conclusiones de este estudio se basan en conjeturas, por ahora imposibles de verificar, a las que he llegado a partir de evidencia circunstancial en la forma de datos comprobados y del dominio público. Es posible que algún día, después de la vuelta a la normalidad en Cuba, aparezcan las pruebas documentales sobre éste y otros casos similares. Si esto llegara a suceder, aunque sinceramente lo dudo, me imagino que muchos nos vamos a sorprender cuando sepamos de tantos nombres conocidos, tanto en las filas del anti-castrismo como en las del castrismo, que aparentaban ser una cosa y en realidad eran otra muy distinta.

 

No hay boca que no habló

Poco después de que Guaracabuya publicó mi artículo sobre Behe y la airada respuesta de Wotzkow, un lector de Guaracabuya me envió un e-mail en el que me decía: "Decididamente Guaracabuya es tremendo foro. Tal que da pie para que se ventilen controversias de envergadura." A lo que le respondí: "Sobre lo que me dices de que Guaracabuya es tremendo foro, coincido contigo. Y eso se ha logrado gracias a Miguel Uría, a quien estimo como amigo y admiro por su gran honestidad intelectual. Creo que Guaracabuya es un buen ejemplo de lo que algún día debemos tener en una Cuba libre."

Desgraciadamente, como bien dice el dicho "No hay boca que no habló, que Dios no castigó". Los hechos recientes me han hecho cambiar de opinión. Desgraciadamente ya no creo que Guaracabuya sea el modelo a seguir por una prensa libre en una futura Cuba democrática.

Por ejemplo, en mi conversación telefónica con los editores de Guaracabuya, Miguel Uría se refirió varias veces a las muchas horas que él y Elías Seife habían invertido en hacer el análisis forénsico de lo que había sucedido en mi sitio web. Sin embargo, una breve consulta con un abogado los habría alertado de que ellos mismos habían cometido un delito mucho más grave que el que me imputan, cuando publicaron en Guaracabuya los dos artículos de Carlos Wotzkow en los que se me injuria y calumnia.

Estos artículos caen de lleno dentro la categoría de libelo: un documento en el que se lanzan acusaciones sin base ni pruebas contra una persona, con el sólo propósito de difamar para manchar o destruir su reputación. En uno de los artículos publicado por Guaracabuya y otros sitios web, Wotzkow me hace una velada amenaza de muerte, otro grave delito condenado por las leyes norteamericanas. Más aún, ambos artículos son ejemplos de lo que en este país se conoce como "hate speeech".

El libelo es un delito grave, penado severamente por las leyes de este país, y cometerlo concierne tanto a quien escribe el artículo como a los editores que lo publican. La libertad de prensa conlleva una responsabilidad, y parte importante del trabajo de los editores de un medio de comunicación masiva es leer cuidadosamente los artículos que publican.

Ambos libelos de Wotzkow han sido publicados en Guaracabuya, Cuba en el Mundo, Cuba Libre Digital, CAMCO, y otros sitios web. ¿Cómo se explica que estos sitios web, que se describen a sí mismos como anticastrtistas, publiquen artículos de un autor que, según él mismo afirma en sus artículos, sus fuentes principales son oficiales en activo del MININT y la DGI, que le envían la información desde computadoras controladas por el gobierno castrista? (Véase, por ejemplo, Elías Seife, "¿Quiénes tienen computadoras en Cuba?, <http://www.amigospais-guaracabuya.org/oages005.php>)

Si estos sitios web son la muestra de lo que tendremos en una Cuba libre y democrática después de la caída del tirano, no cabe duda de que Castro no sólo ha tenido éxito en destruir la fibra ética y moral de los cubanos en Cuba, sino también la de algunos cubanos del exilio anticastrista.

Pero los editores de Guaracabuya dieron un paso más. No sólo me notificaron de que no iban a aceptar más mis colaboraciones, sino que también retiraron del sitio de Guaracabuya todos mis artículos publicados anteriormente. Como en la época del estalinismo comunista que tanto dicen odiar, en la que los defenestrados del régimen eran borrados de las fotografías, para Guaracabuya Servando González es ahora el escritor que nunca existió.

En uno de sus e-mails, Wotzkow me pide que oprima la tecla de "delete" y borre mi artículo sobre el libro de Behe. Finalmente Wotzkow el censor se salió con la suya: los editores de Guaracabuya apretaron por él la tecla de "delete" y censuraron todos mis artículos.

Después de que comprobaron que la foto de Wotzkow en mi sitio web había sido alterada, pero no quién la había alterado, recibí un e-mail de los editores de Guaracabuya en el que me informaban que: "Esto en nuestra mente da credibilidad al argumento de Wotzkow y por lo tanto creemos que esa serie de eventos/transacciones no es la que esperamos de un colaborador de Guaracabuya."

Pero hay algo que no entiendo. Cuando comencé a colaborar con Guaracabuya, recuerdo que en una conversación telefónica con Miguel Uría tuve que prometerle formalmente que jamás hablaría en forma positiva sobre el castrismo ni defendería la "disidencia". Creo que hasta el momento nunca he violado estas reglas, en especial porque coincido con ellas. Pero, al parecer existía una tercera regla inviolable que nunca se me comunicó: que en los sitios web privados de los autores de Guaracabuya no podían aparecer, por ningún concepto, fotos caricaturizadas de Carlos Wotzkow.

Aunque no tenía ninguna autoridad legal para hacerlo, le pedí a Elías Seife, el webmaster de Guaracabuya, que relizara una investigación forénsica en mi sitio web para determinar cómo se había llevado a cabo la sustitución de la foto. Luego, basados en datos incompletos, y tal vez en consideraciones adicionales que no se me informaron, los editores de Guaracabuya se erigieron en jueces y emitieron su sentencia. Pero, ¿con qué autoridad ética o moral se atrevieron los editores de Guaracabuya a decirme que "esa serie de eventos/transacciones no es la que esperamos de un colaborador de Guaracabuya", cuando ellos mismos acababan de publicar en sus páginas dos libelos en los que se me ataca, sin incluir una sóla prueba objetiva que lo sustente, en los términos más bajos y deleznables? ¿Cómo es que los editores de Guaracabuya se han atrevido a juzgarme a mí por una falta que no cometí, cuando ellos han cometido una mucho más grave que no pueden negar? ¿Acaso no es la publicación de los libelos de Wotzkow una alteración de la realidad mil veces peor que la de la foto?

En varias de las conversaciones que tuve con Miguel Uría en relación a este asunto, me manifestó su propósito de actuar con total imparcialidad. Sin embargo, después de analizar su conducta en relación a este caso, creo que los editores de Guaracabuya no han sido totalmente imparciales. De hecho, en esta disputa se han situado del lado de los insultos personales y las difamaciones sin base, en contra de los datos objetivos, los argumentos razonados, y las ideas.

 

En abril del 2005, el Papa Benedicto XVI se manifestó duramente en contra del relativismo moral, al que calificó como el peligro mayor que confronta la humanidad. El Papa está en lo cierto. El relativismo moral es la ideología que cimenta tanto el comunismo como el fascismo. Es la ideología que subyace en las ideas de los darwinistas, los maltusianistas, los adeptos del New Age, los humanistas, y otras ideologías totalitarias similares.

Desafortunadamente, tal parece que los editores de Guaracabuya se han contaminado con el relativismo moral que condena el Papa. Al censurar mis artículos, han demostrado que, debido a su relativismo moral, ven la paja en el ojo ajeno, pero son incapaces de ver la viga en el propio.

Si quieren que subsista como publicación anticastrista independiente en el exilio, en lo adelante los editores de Guaracabuya deberían incluir una nueva regla inviolable para sus colaboradores: Los colaboradores de Guaracabuya no deben mantener ningún tipo de contactos ni relaciones con miembros de la seguridad y la inteligencia castrista.

 

En el curso de esta polémica, el señor Carlos Wotzkow ha demostrado una total falta de respeto por las instituciones y normas que caracterizan una sociedad democrática. Su actitud de guapo de barrio, que bien recuerda la valentía de los miembros de las Brigadas de Acción Rápida castrofascistas, es una buena indicación de qué patrones guían su conducta. Lo único que le faltó fue tratar de hacerme comer mis artículos.

En su soberbia, el señor Wotzkow parece ignorar que, a pesar todas sus imperfecciones, las reglas de conducta aceptables en los países democráticos difieren de las de los países totalitarios, y existen leyes que hay que respetar.

En su artículo "Propaganda castrista: modo de empleo", Wotzkow cuenta que,

"Apenas dos días después de mi liberación de Villa Marista, un mulato que trabajaba para la Seguridad del Estado me dijo, en la tenebrosa oficina 070 del aeropuerto internacional José Martí, 'que si no me portaba bien y no les alertaba sobre los intereses de los gringos que trabajaban conmigo, ellos se inventaban la historia más inverosímil, la hacían gráficamente creíble, y me cagaban la vida'".

Tal parece que Wotzkow estaba poniendo el parche antes de que saliera el grano.

De modo que, lo más probable es que el tema del próximo artículo de Wotzkow en el que tratará de refutar estas acusaciones, sea acusarme a mí de ser agente de la inteligencia castrista. Pero, a diferencia del presente artículo, en el que todas las pruebas que he aportado son del dominio público, pues las he tomado de los propios artículos de Wotzkow, sus acusaciones se basarán en sus fuentes secretas en la seguridad y la inteligencia castrista.

Así que, por favor, si alguien tiene algo en mi contra, que lo pruebe objetivamente ahora, basado en documentos verificables que hayan sido publicados antes del comienzo de esta polémica. No vaya a suceder que, por una de esas extrañas coincidencias de la vida, el mismo agente "disidente" de la seguridad castrista que le informó a Wotzkow el número de serie de la pistola de Rivero, descubra ahora, por pura casualidad, una carpeta con documentos donde se prueba con lujo de detalles mi particiación en el asesinato del presidente Kennedy -- o algo peor.

 

Demandas a los editores de Guaracabuya

Por todo lo anteriormente expuesto, en mi nombre y en el de los lectores de Guaracabuya, exijo de los editores de Guaracabuya que,

1. Hagan público el facsímil del e-mail inicial que adjuntó un documento .pdf con mi artículo "¿Evolución en la revolución?", el cual los alertó de la existencia de la foto alterada en mi sitio web.

2. Expliquen a los lectores de Guaracabuya el motivo por el cuál, a pesar de mis preguntas directas, no quisieron revelarme el nombre de la persona que les envió ese e-mail.

3. Informen a los lectores de Guaracabuya si, en su decisión de eliminarme como articulista de Guaracabuya y de quitar mis artículos anteriores de su sitio web, influyeron conversaciones privadas con Carlos Wotzkow a mis espaldas.

4. Expliquen a los lectores de Guaracabuya cuáles son los motivos por los que publican artículos de una persona que públicamente ha admitido en múltiples ocasiones, en artículos que ha publicado en la propia Guaracabuya, que mantiene contactos con miembros de la inteligencia y la seguridad castrista.

5. Aclaren de quién son los conceptos expresados en el artículo "Atención: a la diáspora"; ¿de Miguel Uría o de Carlos Wotzkow?

Estas demandas requieren tan sólo una corta respuesta. La demanda # 3, sólo requiere un "si" o un "nó".

A diferencia de los editores de Guaracabuya, que en mi caso se erigieron en fiscales y jueces, en este caso yo actúo como fiscal, pero quienes los juzgarán serán los propios lectores de Guaracabuya. Así que, por favor, esta vez piensen un poco más antes de dar sus respuestas. De la total honestidad de ellas depende la futura existencia de Guaracabuya como medio informativo independiente y tribuna del exilio anticastrista.


Carlos Wotzkow, el espía con complejo de culpa
(08/31/2007)

En un comentario en una sección del blog “Secretos de Cuba” dedicada a Carlos Wotzkow, un lector, quien tan sólo se identifica como “Rolando”, escribió en relación a mi artículo “Carlos Wotzkow, ¿agente castrista?’:
-- oprima para continuar leyendo --

 

 

 

 

 

 
 ----------------- ----------------------------------